Adela Goldbard (Cd. México, 1979) estudió la licenciatura en Letras Hispánicas en la UNAM y realizó estudios de fotografía en la Escuela Activa y en el Centro de la Imagen, así como una residencia en l’Ecole Supérieure d’Art et Design de Saint-Étienne. Ha obtenido varios premios como el Premio Centenario Zona MACO 2012, el Gran Premio de Adquisición en la VIII Bienal Monterrey FEMSA, entre otros. En esta breve entrevista, Adela Goldbard nos habla un poco de sus proyectos fotográficos y de lo que vendrá próximamente.

1telon

¿Cuáles son los conceptos clave de tu trabajo?

Uno de los ejes que atraviesa mi obra es la dicotomía construcción / destrucción, por eso mucho de mi trabajo se relaciona directamente con lo efímero. Me interesa profundizar en ese tema desde distintos puntos de vista; me interesan la construcción y la destrucción de la realidad en un sentido amplio. También me interesa hablar de la fragilidad de los sistemas, sean éstos políticos, económicos, religiosos… me interesan también la fragilidad de la memoria, de la vida cotidiana… A través de la construcción y destrucción de estructuras y esculturas efímeras, así como de su documentación en fotografía y video, intento tocar esos temas. En este momento me interesa también el tema de lo catastrófico. Otra dicotomía que desde que empecé a trabajar ha estado presente en lo que hago es la de realidad y ficción.

borregos

Tu trabajo reciente se está nutriendo mucho más del arte conceptual, e incluso, parece que estás abandonando la fotografía…

Muchas veces me han dicho que mi trabajo es más un trabajo artístico que utiliza a la fotografía como soporte, que un trabajo meramente fotográfico. No me interesa definirme hacia un camino o el otro, sobre todo porque no creo que estén tan distantes. Para mí la fotografía tiene mucho de escultórico; hay muchos autores que hablan sobre la relación entre fotografía y escultura, que mencionan que la fotografía puede agregar una característica escultórica a objetos que no la tienen. Mi trabajo siempre ha estado muy cercano a esa combinación entre escultura y fotografía. Desde que empecé a tomar fotografías me interesó construir, edificar para la cámara. Después me di cuenta que eso obedecía a un interés escultórico; es por eso que ahora incorporo la escultura a mi trabajo de forma más consiente, lo que en ocasiones significa no hacer fotografías.

Después de ver Non-Reflex me da la impresión de estar ante un trabajo que crítica la manipulación digital ¿era ésta tu intención?

No es necesariamente una crítica a la manipulación digital. Aunque generalmente hago fotografía análoga, no estoy en contra de lo digital. Creo que cada proyecto debe desarrollarse con el medio y las tecnologías adecuadas para el mismo; el soporte tiene que relacionarse de alguna manera con lo que estás haciendo.

Mi trabajo tiene que ver con la realidad física, con los espacios, objetos y arquitecturas con los que nos relacionamos todos los días. Una de las razones por las que en mi trabajo utilizo cámaras análogas de gran formato es para  evitar un engaño digital, es decir, para “brincar” la lectura de la manipulación digital.

1-10

En la serie Non-Reflex las imágenes parecen, en un primer acercamiento, producto de una manipulación digital; pero al verlas con más detenimiento se puede ver que el engaño es óptico y no digital. Se trata de ilusiones ópticas generadas con una cámara de gran formato que buscan hablar sobre cómo percibimos la realidad. Los pasajes extraños que se crean parecen  desdoblarse sobre sí mismos… lo que estamos viendo en las imágenes son realmente esculturas de espejos dentro de cuerpos de agua. El juego de reflejos nos muestra un paisaje al mismo tiempo conocido pero extraño y eso es lo que llama la atención.

¿Te ha pasado que el  proyecto que estás realizando toma su propio camino?

Muchas veces así pasa, aunque también es cierto que antes de hacer la primera pieza de un proyecto, estoy durante varios meses dándole vueltas a la idea, tratando de conceptualizar el proyecto y de trazar una metodología adecuada. Lo que a veces me sirve para poner en marcha o “destrabar” algo es salir y buscar lugares nuevos e interesantes; los viajes pueden modificar una idea original, transformar un proyecto y enriquecerlo. Y una vez que estoy trabajando “de lleno” en un proyecto, también puede irse modificando.

arboles

¿En qué te encuentras trabajando por el momento?

Estoy preparando una exposición para el Polyforum Siqueiros que se inaugurará el 11 de abril, de manera simultánea a Zona Maco. Se llamará “La Isla de la Fantasía” y todas las piezas tienen que ver con la fragilidad del sistema que se evidencia a partir de eventos específicos que han acontecido en México en las últimas décadas.

 Conoce un poco más del trabajo de Adela Goldbard en su página oficial.

No Hay Más Artículos