UN HIMNO A LO FEO_1

Retratar lo absurdo, fuera de foco y lo tomado por simple casualidad, componen esta exposición que demuestra que todas las fotografías  son creaciones artísticas.

Esta exposición refleja el trabajo de fotógrafos, músicos, diseñadores y aficionados a las artes visuales en una convocatoria organizada por la Fundación Gilberto Alzate Avendaño y las Universidad de los Andes de la ciudad de Bogotá en una Muestra del Laboratorio de creación ‘Un himno a lo feo’.

UN HIMNO A LO FEO_2

 

La investigación estuvo a cargo la fotógrafa y diseñadora de origen alemán Anneli Franke quién propuso el proyecto:

1. ¿Por qué un himno a lo feo?

Anneli Franke: Quise rendirle un homenaje a aquello que juzgamos tan duramente, a lo que desechamos o simplemente ni consideramos. Darle a esas imágenes un lugar memorable, digno de ser recordado para revertir el hecho de que siempre las ignoramos o invisibilizamos.

2. ¿Cómo nace el proyecto?

Anneli Franke: ‘Un himno a lo feo’ es una de las fases de mi proyecto “La paradoja a la fealdad” y nace a raíz de mi reflexión por los no momentos en la fotografía, es decir, aquellos instantes que parecen inapropiados, imprecisos, inoportunos para que nuestra cotidianidad se vea retratada en ellos.

UN HIMNO A LO FEO_6

 

3. ¿En qué consiste el proyecto?

Anneli Franke: Desde una perspectiva fotográfica permite cuestionar nuestro sentido del gusto y lo que entendemos por belleza y fealdad. A través de estrategias visuales pretende mostrar los ‘no-estados’ y ‘no-momentos’ de nuestra cotidianidad humana y da una mirada a algunos de los componentes de nuestra cultura visual contemporánea.

4. ¿En que se basaron para realizar la curaduría de la exposición?

Anneli Franke: De 1.500.000 fotografías que incluyen algunas de mis archivos personales y otras de colaboradores, se seleccionaron 130 que se exhibieron en la sala. Esas mismas  y las restates se imprimeron y sirvieron de materia prima para el trabajo de los participantes al laboratorio y para que los visitantes de la exposición las vieran y si querían se las llevaran.

5. ¿Por qué cree que las malas fotografías también merecen ser expuestas ante el público?

Anneli Franke: Creo que vale la pena reflexionar sobre nuestros propios juicios estéticos con los que valoramos el mundo a través de nuestros ojos. La fotografía es un ejemplo para tener en cuenta quienes somos, cómo pensamos y cómo accedemos al mundo mediante lo visual.

Es interesante además como ejercicio de diseño recontextualizar la imagen, que eso supuestamente feo ocupe las paredes de una sala de exposición, que merezcan ser impresas en un buen papel y en gran formato. Esto hace que ya uno las vea distinto.

En el espacio se dio lugar a 26 fotógrafos que sacaron provecho de las situaciones bochornosas para convertirlas en 130 imágenes particulares.

UN HIMNO A LO FEO_3

 

El recorrido consta de tres categorías que según el criterio de la fotógrafa Annelie una foto es desechada. Empieza con un momento que se titula La foto errónea que propone una temática en donde las imágenes tomadas por equivocación como cabezas y partes que no deben ser fotografiadas salen a la luz.

UN HIMNO A LO FEO_4

 

El peor momento retrata las situaciones que generalmente no son estéticamente buenas, aquí se destacan los retratos con gestos inoportunos.

UN HIMNO A LO FEO_5

La Exposición cierra con el momento que se titula  el motivo dudoso, dejando claro que cuando se dispara la cámara todo puede quedar capturado, durante esta parte se evidencian imágenes que sólo las entiende quien la toma o porque la cámara se disparó sin razón alguna.

Texto por Sandra Fernández

No Hay Más Artículos