A Blanca Viñas, nacida en Barcelona en 1987, siempre le atrajo la arquitectura, era algo que llamaba su atención y por ello decidió estudiar Ingeniería de la Edificación, creyendo que esta elección le permitiría aunar disciplinas técnicas y creativas. Pero con el tiempo se dio cuenta de que estaba equivocada, de modo que al finalizar sus estudios decidió introducirse en el mundo del diseño gráfico y de este modo adquirir conocimientos más creativos. Gracias a su decisión de estudiar diseño, se dio cuenta de que cuando realmente disfrutaba era en las clases de fotografía. En la siguiente entrevista nos habla de su trabajo fotográfico en el que por fin a conseguido su objetivo: unir arquitectura, técnica y creatividad.

01

¿Cómo fue tu encuentro con la fotografía?¿Porqué la escogiste como forma de expresión?

Cuando fui consciente que la fotografía era un medio de expresión y que se podía intervenir en la película como si fuera el lienzo de un pintor empezó mi adicción. Ver que existía la posibilidad de mezclar exposiciones, jugar con ópticas que alteraban la imagen, carretes que modificaban los colores o químicos que manipulaban la emulsión sensible se abrió un gran abanico de posibilidades.

02

Háblanos un poco de tu proceso de trabajo, desde la toma hasta el resultado final. 

Depende del carrete, de la cámara y de mi alrededor. Normalmente parto de unas decisiones previas que me ayudan a crear un hilo conductor, aunque después estas decisiones las modifico según me conviene. Cuando se trata de elegir cámara opto entre una compacta que me permite hacer dobles exposiciones sin poner el carrete dos veces o una réflex que me permite cuidar más el enfoque.

A nivel de carrete si uso un carrete negativo color sencillo puede que luego lo manipule químicamente sino la otra opción es usar un carrete de diapositivas y hacer revelado cruzado para alterar las tonalidades. Cada idea preconcebida se adapta mejor a una cámara y a un carrete. Hecha esta elección lo que viene a continuación consiste en tener los ojos bien abiertos y esperar que la intuición esté de mi parte.

03

Cuando realizas dobles exposiciones, ¿las confeccionas directamente en el negativo o unes dos imágenes mediante la edición?

El proceso para conseguir dobles exposiciones es totalmente analógico. Si uso la cámara que me permite hacer dobles exposiciones el efecto es directo sino lo que hago es poner el carrete dos veces dando más protagonismo al azar. Aunque melo pueda imaginar nunca sé qué imágenes coincidirán entre ellas. Normalmente tengo una cinta aislante negra en el reverso de la cámara que me ayuda a dividir la imagen en mitades evitando la superposición de las imágenes. Primero tapo la mitad superior, hago una foto, activo la palanca para hacer otro disparo, tapo la mitad inferior y hago la segunda foto en el mismo negativo.

04

Trabajas el color de un modo muy saturado, con tonos vivos y brillantes, con fuerza, consiguiendo como resultado imágenes fantasiosas, ¿a qué se debe esta forma de procesar?

El uso de carretes de diapositivas con un revelado cruzado potencian estos colores, cada tipología de carrete da unas tonalidades distintas. Si uso un carrete normal y lo altero usando químicos o pintando la capa superficial también puedo conseguir colores y efectos curiosos.

05

¿Cómo definirías tu trabajo?

Es difícil definir el trabajo de uno mismo. No sé si lo consigo pero mi intención es poner en duda nuestra percepción, crear puntos de vista alternativos a los más comunes provocando la reflexión acerca de lo que nos rodea y dejando de manifiesto que nada es inamovible. Puede que sea un punto de vista iluso pero puede que la ilusión sea el punto de partida a los cambios.

06

Por último, unas palabras que quieras dedicar a nuestros lectores.

“¿No cabe acaso emplear también el sueño para resolver los problemas fundamentales de la vida?” André Breton.

Para ver más trabajos de Blanca visita su Web.

07

Entrevista por María Hernández.

No Hay Más Artículos