Aquella “Noche de Traje” auspiciada por Gimnasio de Arte y Cultura como parte de sus actividades gratuitas  y en la que el equipo de Inkult Magazine tuvo el agrado de conocer los trabajos de algunos fotógrafos; también trajo consigo la selección de algunos de ellos que queremos compartirles. Abriendo este espacios para generar el diálogo y la difusión con otros fotógrafos y espectadores interesados en conocer sus procesos creativos.

En esta ocasión presentamos a KARINA RODRIGUEZ nacida en el DF; hija de padres dedicados a la medicina y no tan contentos con su decisión,  elige el camino del diseño gráfico, periodismo,  comunicación (de la única que obtuvo un título universitario) y fotografía a la que ha dedicado 11 años de su vida. Actualmente trabaja para el IMSS en donde ha encontrado los lugares perfectos para desenrollar su proyecto.

Comencemos pues:

¿Cómo fue tu primera experiencia con la fotografía?

Fue en un taller de fotografía con Paula Haro al que me inscribí para tener créditos extras en la prepa. Desde el primer día que entré al laboratorio me atrapó la idea de convertirme en fotógrafa.

¿Platícame como es que decides vivir de la fotografía y no de la cocina?

No fue una decisión premeditada, todo se acomodó para que así sucediera. Casualidades y causalidades, de pronto estaba trabajando como fotógrafa en Comunicación Social de una dependencia de gobierno.

¿Por qué los hospitales como centro de recreación?

Porque son lugares llenos de contrastes, de poesía. Estoy trabajando en retratos de personas dentro y fuera del hospital, pero que tengan alguna relación con “enfermedad”. Mi interés es mostrar el lado amable, romántico, lo que a mi me parece hermoso de éstos sitios.

¿Qué otras cosas/temas te inspiran?

Los opuestos, los colores intensos, la naturaleza.

Describe un día de proceso de tu proyecto.

Prefiero trabajar durante la mañana y dentro de los quirófanos. Algunos días me siento con más ánimo de caminar por el área de hospitalización y platicar con los pacientes. Las enfermeras y médicos se intimidan con la presencia de una cámara, excepto cuando están dentro del quirófano con el rostro cubierto. Paso alrededor de doce horas a la semana en el hospital, aunque trabajo en diferentes secciones ya me identifican y me saludan, a veces me piden que les tome fotos con sus compañeros.

Dentro del quirófano todo es diferente hay médicos muy serios que mantienen un ambiente silencioso y tranquilo, con ellos me vuelvo muy observadora y callada, tengo oportunidad de buscar pequeños detalles de mi interés en la escena. Otros ponen música, platican, ríen, me piden que esté cerca de ellos para captar los momentos cruciales del procedimiento, me explican qué es lo que hacen, posan y piden fotos.

Desde el momento en el que hago las tomas fabrico una selección mental de mis favoritas y agrego otras mientras bajo el material a la computadora. Como soy impaciente, en cuanto tengo mi compu cerca comienzo a revelar los archivos que me gustaron más.

Trabajo con luz natural, el hospital está rodeado de ventanales lo que genera un alto contraste en algunas zonas. Dentro del quirófano hay distintas fuentes de luz, hay tubos fluorescentes en el techo y las luces quirúrgicas tienen lámparas de halógeno por lo que debo cambiar constantemente el balance de blancos. Algunos quirófanos más modernos tienen luces quirúrgicas de leds.  Utilizo una cámara Canon 50D, un objetivo 16-35 y un 70-200.

 ¿Alguna anécdota que recuerdes en el quirófano?

Recuerdo una charla con una joven de 30 años, antes de que entrara a quirófano a que le practicaran una biopsia de un tumor en el cerebro. Su risa, la tranquilidad que trasmitía a unos minutos de que un pedacito de su cerebro fuera extraído me impactó. El tumor resultó maligno.

¿Fotógrafos preferidos?

Herb Ritts, David Goldblatt, Claudia Hehr, Oliverio Toscani, Sandra Bartocha.

¿Cómo te ves a futuro en el mundo de la fotografía?

Me encantaría lograr la publicación de un libro sobre este proyecto fotográfico.

¿Lo más difícil de la fotografía?

Encontrar espacios como el Gimnasio de Arte, en los que puedas explorar nuevas posibilidades, sin etiquetas, sin poses, en los que puedas alimentar nuevos intereses e intercambiar opiniones con fotógrafos de mayor experiencia.

¿Cuál recomendación o consejo darías a las próximas generaciones de fotógrafos?

Que aprovechen bien el tiempo que tengan, que hagan a un lado el raciocinio en exceso, que se conviertan en eternos aprendices y que no dejen de divertirse.

 

Pueden conocer más de su trabajo personal en  https://www.facebook.com/klei2kopiofotografia 

Conozcan el trabajo de otros alumnos siguiendo la liga: http://www.inkultmagazine.com/blog/5questions2-i-carlos-diaz-n/

 

 

No Hay Más Artículos