María Hernández es una fotografa española creadora del proyecto “En estado catártico tres seis cinco”  en el cual a partir del primero de Enero del 2014 captura una imagen cada día hasta llegar al fin de este año, algunos problemas personales la orillaron a crear este proyecto, conoce más de ella en esta entrevista para Inkult. Manténganse inspirados. 

Nací en 1990 en Tudela (Navarra, España), lugar en el que resido hoy en día. Realicé bachillerato artístico en la Escuela de Arte de Corella así como el grado superior de Gráfica Publicitaria, que terminé en Aula D Escola de Deseño (Vigo) en abril de 2013.

En el ámbito fotográfico tengo algunos logros personales como una selección de dos fotografías para el concurso “Jóvenes artistas Navarros” que, aunque no resultaron premiadas fueron expuestas en Tafalla en 2009; una exposición conjunta con los compañeros de 2º de gráfica de nuestros proyectos personales de la asignatura fotografía en el recinto de la escuela. Dos publicaciones: una en la revista argentina “Canícula” de fotografía, literatura e ilustración y otra publicación de tres fotografías en la revista online Dislexia, también argentina.

Hoy por hoy trabajo como niñera además de continuar con proyectos fotográficos personales. Aspiro a poder estudiar fotografía en algún momento aunque eso no impide que siga aprendiendo y experimentando por mi cuenta como vengo haciendo hasta ahora.

1.- ¿Cómo fue que elegiste la fotografía como medio de expresión?

En realidad creo que fue ella la que me eligió a mí. Desde pequeña me recuerdo haciendo fotografías. Recuerdo que un día encontré en casa un flash que mis padres tenían para acoplar a una cámara. Lo cogí, lo examiné y me dio por probar  acercar el cable que lo conecta a la cámara con la chapita metálica que cierra la conexión. En ese momento el flash saltó y yo me emocioné. Empecé a dispararlo por la casa durante días hasta que se agotó.

Después comencé a utilizar cámaras compactas analógicas que llevaba a las excursiones y allí donde iba. Tenía la necesidad de congelar cada momento para que no se perdiese. Conforme fui creciendo, fui cambiando de cámara hasta que tuve mi primera compacta digital que siempre llevaba cuando salía por ahí.

Fue en bachillerato artístico cuando comencé a notar que fotografiar era para mi algo mas que un hobby. Me sentía bien haciéndolo y ya no era pura necesidad de coleccionar momentos, sino que me ayudaba a mostrar el mundo como yo lo veo. Soy una persona bastante tímida y disparar me ayuda a expresarme sin miedo, saca mi verdadero yo, me siento segura con lo que hago.


2.- ¿Qué nos puedes contar sobre ti antes de iniciar el proyecto “En estado catártico tres seis cinco”?

Antes de comenzar el proyecto, yo tenía una vida estable. Llevaba tres años viviendo en una ciudad diferente, acababa de terminar el ciclo superior de diseño gráfico y hacía fotos sueltas y algún proyecto. Emocionalmente me encontraba extraña pues yo notaba que mi vida no estaba funcionando como debería. Fue entonces cuando me sacudió algo que me cambió la vida por completo de un día para otro.

Todo lo que conocía me parecía extraño, tuve que volver a casa de mis padres, personas muy cercanas se convirtieron en completos desconocidos, me sentí perdida y sin saber hacia donde llevar mi vida…Creo que fue uno de los momentos más dolorosos y confusos por los que he pasado. Estas circunstancias me quitaron las ganas de todo, dejé de hacer fotos, no me sentía inspirada ni creativa y solo pensaba en salir o encerrarme a ver series para mantenerme distraída. Un día me cansé de esa actitud y me di cuenta de que si no hacía algo para solucionarlo no saldría de ese bucle, que yo era la única que podía ayudarme en ese momento. Por eso empecé mi 365, para obligarme a hacer un poco cada día y llamar de nuevo a la creatividad y las ganas de fotografiar.

Mayo 04 124

3.-¿Qué te ha dejado de experiencia el hacer este proyecto?

Este proyecto aflora en mi sentimientos contradictorios. Hay días en los que lo cojo con muchas ganas y cuando veo el resultado del día estoy orgullosa. Otra de las cosas que me gustan es que me está haciendo probar cosas nuevas. Es divertido experimentar de una forma que nunca antes habías hecho, dejarse llevar según lo que el día te pide y una vez terminado, ver que has hecho algo que no tenías planeado.

Por otro lado, hay días en los que ya sea por cansancio, enfermedad o simplemente tener un mal día no consigues hacer nada que te guste. Sales a hacer fotos y no encuentras nada que capturar y la foto del día termina siendo algo que no te gusta nada, algo con lo que no te identificas. Esos días te dan ganas de abandonar el proyecto pero no lo haces, porque sabes que no todos los días vas a estar al 100%, pero lo intentas y sigues adelante.

4.- ¿Qué es lo que sigue para María Hernández?

Por el momento continuar con el proyecto, que finalizará el día 31 de diciembre de 2014. Además tengo algunos proyectos en mente, unos propios y algunas colaboraciones.
También desde hace unos meses estoy adentrándome en la fotografía analógica, tanto en blanco y negro como en color, probando diferentes cámaras y revelando y positivando yo misma las monocromáticas.
Además estoy procurando conseguir alguna beca que me permita estudiar fotografía y adquirir los conocimientos que me faltan y que considero necesarios para completar mi formación y realizar trabajos bien estructurados.

ene 31 31

5.- ¿Puedes mencionar algo o algunas cosas que te mantiene creativo, inspirada y activa?
Supongo que son varios factores los que me inspiran. Bien puede ser una canción, una película, un libro, una serie…también dedico mucho tiempo a ver el trabajo de otros artistas no solo fotógrafos sino también ilustradores o diseñadores.

Mi grupo de amigos también es una gran fuerte de inspiración, pasar el rato con ellos, una conversación, un comentario, observarles y fotografiar el momento justo…tengo que agradecerles la paciencia que tienen conmigo cuando estoy al acecho o cuando posan para mí; muchas veces de no ser por ellos no hubiese tenido foto del día (u otras fotos fuera del proyecto).

Creo que otra de mis fuentes de inspiración es la vida misma, salir y mirar el mundo cada día. Me gusta salir de caza y fijarme en pequeños detalles que pueden pasar desapercibidos, momentos efímeros, positivos o negativos, que se dan por ciertas circunstancias y que al día siguiente o a las horas ya no van a estar ahí. Me gusta intentar ver las cosas de forma diferente y apoyarme en la edición para completar esa forma de mirar.

Otras veces, son mis sentimientos los que me inspiran. Mi estado de ánimo es el que me empuja a fotografiar muchas veces, la necesidad de representar como me siento para poder transmitirlo e incluso analizarme y comprenderme a través de lo que hago. Incluso hay veces que tan solo al mirar la fotografía pasado un tiempo comprendo el por qué la hice.

Por ultimo puedes compartir algunas palabras con nuestros amigos de Inkult Magazine:

Solo se me ocurre decir que no dejen que un mal momento pueda con ellos sino todo lo contrario. Que aprovechen ese momento para crear y para explorarse a si mismos, ya que de los malos momentos surgen las mejores cosas, esas que no imaginabas que podrías hacer y llegas a aprender mucho sobre ti.

Son situaciones de cambio que en un principio te destrozan pero luego te das cuenta de que ha sido para mejor y te permite seguir avanzando y creciendo como persona.

No Hay Más Artículos