El AMD ha cumplido 6 años de intentar mostrar cómo el diseño puede convertirse en una herramienta que responda a las problemáticas culturales, sociales, ambientales, económicas y políticas que nos conciernen a todos.

Hace sólo una semana, la sexta edición del certamen con el tema ‘localidad’, provocando una serie de reflexiones y nuevas rutas a seguir para los que hacen diseño.

Dividido en diferentes pabellones (Académico; Arquitectura; Comunicación visual; Mobiliario y objeto; Moda; Diseño textil; Galería AMD; Espacio público; Pláticas Disruptivas e Invitados Internacionales). Inkult Magazine te lleva de la mano por los aspectos más destacados del evento y los puntos a destacar desde nuestra trinchera.

Abierto Mexicano de Diseño 2018

Museo Numismático Nacional

Casa de Moneda de México es la entidad encargada de acuñar moneda metálica de curso legal desde 1535. Aparte de esta función económica e industrial, administra su patrimonio a través del Museo Numismático Nacional.

Instalado en la Antigua Casa del Apartado, resguarda la historia cultural, industrial, numismática y obrera de la Casa de Moneda de México. El diseño y el grabado son actividades intrínsecas a la producción monetaria, por ello el origen de la Academia de San Carlos está ligado a esta institución. Actualmente, se ha convertido en un símbolo de identidad del barrio a partir de la integración de las diversas comunidades que le rodean.

Este recinto fue ocupado por el AMD 2018 para albergar uno de los pabellones más eclécticos del certamen: la Galería AMD.

Galería AMD

Quizá el pabellón más particular de todo el Abierto Mexicano de Diseño 2018. Aquí, el público pudo observar piezas únicas, ediciones limitadas y trabajos de investigación.

Pensado como un espacio de reflexión para propuestas de diseño narrativas y artísticas, el trabajo de la diseñadora Julie Richoz, junto con Nouvel Studio, presentó la colección de floreros Islas, que asemejan dibujos hechos en acuarela, la línea de mesas Cantera hecha a partir de mármol por Taller Nacional, Tres Octavos de Mucho Estudio Taller, el refugio para abejas de Maliarts o la colección de arreglos florales Sorcier, «brujo» en francés, de Paul Couture son proyectos con discursos que hablan por sí solos.

 

No Hay Más Artículos