Las nubes cargadas avanzan, esparciéndose en toda la ciudad. Una mañana calurosa, y de pronto la lluvia moviliza a la gente, yo miro a través de la ventana y aunque afuera llueve, en el cuarto hace calor, enciendo la ventilación e inserto en el DVD un disco, le pongo play, y la vida comienza…

anonimo-veneziano-01

Anonimo Veneziano  de Enrico Maria Salermo, 1970. Habla sobre el adiós, un lento adiós en una Venecia gastada entre calles solitarias y la ciudad que se hunde. Narra la historia del encuentro de Enrico (Tony Musante), músico de talento que toca el oboe en la Orquesta del Teatro La Fenice, y Valeria (Florinda Bolkan), mujer independiente y de gran temperamento.

La nostalgia de lo que vivieron les lleva a recuperar brevemente su amor, que ahora sí que ya no tiene esperanza. Pero es una película de optimismo, porque el protagonista encuentra razones para enfrentarse al tiempo que tiene por delante y la tarea de realizar el sueño que siempre había tenido: dirigir la orquesta de La Fenice.

Un sentimiento de tristeza y un halo mortuorio que impregnan una atmosfera melancólica en toda la película con grandes argumentos y enredos, por su banda sonora, por sus actores, te olvidas A lo largo de la historia, la relación pasa por la desconfianza, la evocación grata del pasado, los remordimientos y el redescubrimiento del amor. Enrico encuentra las fuerzas que necesita para afrontar los compromisos profesionales que tiene pendientes. Revivir el pasado es con frecuencia más útil de lo que se cree. Emociona el paralelismo que se establece entre la muerte larga, lenta e irremediable de Enrico, de Venecia.

tony-musante2-1000x600

Junto con la partitura de Cipriani, el otro gran protagonista musical de la película, a la que da el nombre, es el segundo movimiento (Adagio) del Concierto para oboe y cuerdas en re menor de Alessandro Marcello, un buen exponente de los brillantes compositores barrocos venecianos. Su Adagio es una de las más hermosas, y tristes, piezas de la música clásica, al sacar el máximo partido al que quizás sea, junto al violín, el instrumento que mejor sabe expresar la melancolía: el oboe. Por eso, la presencia de su cantinela, como un lamento que flota sobre la neblina de la laguna, es lo que, junto a las imágenes de la despedida de Enrico y Valeria, confiere la intensa emotividad a la secuencia final en San Vidal. En ella, además, hay un buen uso de los caracteres diegético y no diegético de la composición. En la primera escena de las dos que componen la secuencia, escuchamos el Adagio como música diegética, interpretado por la orquesta que dirige Enrico y en la que actúa también como solista.

I martedì del festival - Trailer ANONIMO VENEZIANO

 

Anónimo veneciano puede ser considerada la película veneciana por excelencia, a pesar de la reinvención fílmica que hace de su espacio físico: es la que mejor expresa lo que es Venecia y lo que significa “lo veneciano”, como concepto y como estado de ánimo, por delante incluso de otras tan señaladas como Locuras de verano, Muerte en Venecia (Morte a Venezia, Luchino Visconti, 1971), Amenaza en la sombra (Don’t Look Now, Nicolas Roeg, 1973) o El placer de los extraños (The Comfort of Strangers, Paul Schrader, 1990), por esa perfecta fusión que en ella se produce entre sus dimensiones romántica y mortuoria. Su historia no sería igual en otra ciudad, porque no puede separarse de Venecia: seguiría emocionando, por el papel que en ello desempeñan el guión, su tratamiento del tiempo, las interpretaciones y la música; pero carecería del imprescindible elemento dramático-simbólico que le aporta el omnipresente protagonismo de esa ciudad única.
 
 

Romantique Adagio dal Concerto in Do min di Benedetto Marcello del film Anonimo Veneziano 1970

Recent Posts