Hace poco pude tener la oportunidad de recibir un hermoso regalo, un libro. No era sólo un libro como cualquier otro, este libro en particular tiene el poder de meterse en los corazones y en la imaginación de todo aquel que lo lee. Le Petit Prince, en español, El Principito, es uno de los mejores libros en la historia, la novela de Antoine de Saint-Exupéry es un clásico de la literatura infantil y una de las grandes influencias para la literatura fantástica de la segunda mitad del siglo XX.

Antoine Marie Jean-Baptiste Roger de Saint-Exupéry, nació en Lyon, Francia, el 29 de Julio de 1900, tercero de cinco hijos de una familia bien acomodada, su padre tenía el título de vizconde, aunque perdió a su progenitor cuando él tenía tan sólo 4 años. Desde ese entonces, estubo muy ligado a su madre quien influenciaría en su personalidad y la haría una persona más sensible.

Fue un alumno poco brillante. Pasó el bachillerato en 1917 y, tras su fracaso en la Escuela naval, se orientó hacia las artes y la arquitectura, inscribiendose en la Escuela de Bellas Artes . Se hizo piloto cuando estaba cumpliendo el servicio militar en 1921, en Estrasburgo.

El año 1926 marcó un giro decisivo en su vida, con la publicación de la novela breve El aviador, en Le Navire dargent de J. Prévost, y con un contrato como piloto de línea para una sociedad de aviación. Vivió varios años en Argentina, donde fue nombrado director de una aerolínea postal en ese país. Su trabajo fue encontrar nuevas rutas aéreas a través de América del Sur y negociar tratados comerciales. De vez en cuando, formaba parte de misiones de rescate para encontrar pilotos caídos.

En 1931, Saint-Exupéry se casó con la escritora y artista salvadoreña Consuelo Suncin, se dice que el objeto más preciado del Principito, está inspirada en su esposa. El planeta donde se encuentra la Rosa está rodeado por tres volcanes; este lugar representa a El Salvador, país natal de Consuelo, conocido como “la tierra de los volcanes“. Así mismo, el autor revela sus dudas sobre la naturaleza del matrimonio y la fidelidad en el pasaje en que descubre un campo de rosas en su visita a la Tierra.

Con el pasar de los años logró publicar varios libros con éxito, entre ellos algunos son; “Vuelo Nocturno”, “Tierra de Hombres”, “Piloto de guerra”, “Cartas a un rehén”, “El Principito”, “La Ciudadela”, su primera novela es “Correo del Sur” en 1928. También recibió premios en reconocimiento a su gran trabajo como escritor, Mort pour la France, Premio Femina, Premio Nacional del Libro, Gran Premio de Novela de la Academia Francesa.

“El Principito” es considerado el mejor libro francés del siglo XX y ha sido traducido a más de 250 idiomas y dialectos. Las ilustraciones de libro fueron realizadas por Saint-Exupéry. El autor nunca se consideró bueno en el dibujo, algo de lo que se burla El Piloto al inicio de la obra.

Durante su vida, el piloto francés se estrelló en numerosas ocasiones. La más conocida es la del 30 de diciembre de 1935, cuando cayó en el desierto del Sahara. Pretendían batir el récord de tiempo de vuelo desde París a Saigón por un premio de 150.000 francos. Él y el mecánico aviador André Prévot sobrevivieron milagrosamente a la colisión, pero se quedaron rápidamente sin agua y sus suministros les duraron sólo un par de días; debido al intenso calor del desierto, sufrieron alucinaciones y estuvieron al borde de la muerte. Fueron rescatados en el cuarto día por un un beduino en camello. La experiencia sirvió para relatar “Tierra de Hombres”.

Antes de la adopción del euro en Francia, el gobierno de dicho país acuñó una moneda conmemorativa. De un lado aparecía el rostro de Saint-Exupéry; del otro, la imagen del Principito mirando hacia las estrellas. Su rostro también apareció en los billetes de 50 francos.

A partir de 1943, pidió incorporarse a las fuerzas francesas en África del Norte y retomó las misiones desde Cerdeña y Córcega. En el transcurso de una de ellas, el 31 de julio de 1944, despegó a bordo de un P-38 sin armamento de una base aérea en Córcega, y no regresó. Un cadáver sin identificar que llevaba insignias francesas fue encontrado varios días después al este del Archipiélago Frioul al sur de Marsella y enterrado en Carqueiranne en septiembre. Se realizaron dos ceremonias, una cerca del lugar  dónde ocurrió la muerte y el último despegue del aviador.

Aunque su vida haya terminado de una manera trágica, Antoine nos dejó una gran legado de historias para aprender y disfrutar, gracias monsieur Saint-Exupéry!

“Es mucho más difícil juzgarse uno mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte correctamente serás un verdadero sabio.”

-“El Principito”-

(texto por:SayuriK)

Recommended Posts