Es una cuento bastante antiguo, como la humanidad misma, la simbiosis entre ambas disciplinas artísticas. Desde las cuevas de Altamira en Cantabria, hasta el museo Guggenheim, las dos han podido convivir de manera bastane armónica, ya sea como inspiración, como complemento o como escaparate, veamos:

Cuando la pintura y la arquitectura coexisten pero la primera supera a la segunda al punto de eclipsarla, quizá el ejemplo más clásico es el de la capilla sixtina. Donde la obra de Miguel Ángel, pintada al fresco ocupa a la arquitectura del lugar como mero lienzo.

.

En otras, la arquitectura se vale de la pintura para potencializar su impacto visual. Como muestra tenemos al proyecto “Favela painting” de firmeza foundation, donde el dueto artístico Haas & Hahn, formado por Jeroen Koolhaas y Dre Urhahn, han puesto su creatividad invitando a residentes del barrio de santa Marta , en Botafogo al sur de Janeiro, para decorar las grises y marginales casas de la zona.

Proyecto por cierto, comenzado en kickstarter, una de las fondeadoras más importantes para el crowdfounding o fondeo colectivo.

   También cuando una disciplina es inspiarción de la otra:

Piet Mondrian ( 1872- 1944)fue un pintor holandés del cual es muy conocida su obra abstracta que lleva una carga de análisis matemático y de espiritualidad. Su obra “Tableau” de 1921 ha influído de manera decisiva en el diseño y la arquitectura, 

  Y aunque en su tiempo  su trabajo se vio trivializado, la verdad es que alcanzar ese nivel de ‘símplificación’ le tomó varios años. Es muy interesante observar cómo  una construcción ‘gris’ y aplastante en su percepción óptica cambia totalmente en una más dinámica debido al color aplicada a ella.

   En éste caso me refiero al  colegio público “La canal de Luanco” en Asturias,Si bien no es el primer edificio basado en la obra de Mondrián, es un claro ejemplo de  inspiración que una expresión artística  puede ejercer en otra.

.

 

No Hay Más Artículos