Balenciaga anunció la salida de Nicolas Ghesquière, quien diseñara para la casa por 15 años. En un breve comunicado se especifica que  la decisión es “de común acuerdo” finalizando la colaboración el 30 de noviembre.

François-Henri Pinault, presidente y consejero del grupo de lujo Pinault-Printemps-Redoute (PPR), recordó la genialidad de Cristobal Balenciaga, fundador de la marca y reconoció la importancia de Ghesquière y su “extraño talento creativo” para el posicionamiento actual de la firma.

Ghesquière quien en 1997, con sólo 26 años, fuera elegido como director creativo detrás de Balenciaga, casa que había tenido problemas en despegar después de que Cristobal Balenciaga decidiera cerrar su taller en 1968 al negarse a fabricar colecciones prêt-à-porter, se decidió apostar a talento joven, así como hacían otras marcas como Dior y Louis Vuitton. Ghesquière había trabajado por dos años en los talleres de Jean Paul Gaultier.

El éxito de Ghesquière para la firma fue tal que Gucci le ofreció crear su propia marca, propuesta que mismo Ghesquière  rechazó puesto que él se entendía con Balenciaga y estaba cómodo trabajando con la marca. La negativa movió a Gucci para comprar entonces a Balenciaga y así contar con el aclamado diseñador. En 2001, el grupo PPR compró Gucci y con ello Balenciaga.

Después de uno de los mejores desfiles de París, con la colección Primavera/Verano 2013, la salida de Ghesquière toma por sorpresa al mundo de la moda y se suma a las preguntas del año, ¿quién será sucesor? ¿acaso Ghesquière  tiene ya alguna oferta?

Definitivamente la salida de Ghesquière de Balenciaga involucra un gran suspiro para todos aquellos seguidores de la trayectoria del sello del diseñador en la casa, y para aquellos nostálgicos quienes comenzábamos a tomar por sentado esta colaboración. El mundo de la moda nos saca nuevamente de nuestra zona de confort y las apuestas empiezan. Sólo esperamos seguir contando con el toque Ghesquière.

No Hay Más Artículos