Sin duda la publicidad es algo que ha influenciado nuestras vidas y forma de pensar, pues ha cambiado el modo de ver varias cosas o simplemente ya nos define algunas otras y si a esto le súmanos los elementos del entretenimiento, la política, y evidentemente algo que ya está en el paquete tan sólo al integrar todo esto es la cultura pop, de esta manera el artista australiano Ben Frost hace su trabajo, ya que mezcla todos estos elementos y crea combinaciones que aplica en diferentes áreas como el graffiti, collage, pintura, foto realismo.

Él se encarga de destruir, trasformar o redefinir, depende como lo quieran ver, la cultura visual, sus obras reflejan mensajes de protesta, divertidos, sarcásticos, reflexivos y sobre todo muestra la sociedad en la que vivimos y sus niveles de consumismo.

Y también nos deja ver la saturación visual en la cual nos encontramos, es por eso que desde su punto de vista nos muestra y decide agrupar los objetos o iconos infantiles con imágenes sexuales y marcas comerciales, y como resultado podemos ver una gran fusión de ideas y en una sola obra.

Frost ha expuesto alrededor del mundo como en Nueva York, Berlín y Sydney, además de que su trabajo a aparecido en revistas y periódicos tales como Vogue, Harper’s Bazaar, Oyster, WeAr y Ok!.

No Hay Más Artículos