La escultura tiene el poder de representar en tres dimensiones casi cualquier pensamiento creativo que llegue a la mente del artista, y para Cameron Stalheim el dar forma a estos personajes fantásticos, ha representado un reto en la experimentación con el cuerpo, los materiales y la técnica.

Criaturas míticas, desfragmentación corporal que desafía el espacio y estructuras polimorfas. Algunas parecen brotar de pesadillas, donde lo onírico se presenta como el motivo central de su obra, la cual nos habla sobre una fantasía tangible, casi real.

5853451

 

5510385

Cada pieza tiene su propio discurso, el cuerpo humano juega un papel importante hacia el espectador; lo ubica, lo inmiscuye en un reflejo alterno, tal vez en otra realidad. Sin embargo, la perfección en los detalles asombra, hace parecer que esos cuerpos fantásticos quedaron petrificados o congelados por el paso del tiempo donde la realidad se fusiona con la ficción.

Sus piezas están hechas con espuma, fibra de vidrio, acrílico, plástico y acero. La vanguardia de su expresión visual es imposible de ignorar cuando todos esos materiales se transforman en un ser a punto de cobrar vida propia.

9664256

8046205_orig 2301880_orig

7644920

7759565_orig

8427887_orig

Para este escultor  provocar cualquier reacción es parte de su inspiración, el material habla por sí solo, se presenta como una declaración del artista mismo. ¿Cuántas veces hemos soñado con extraños seres que irrumpen en nuestra mente? La prueba está en dejarlos salir y permitirles habitar nuestro espacio, nuestra realidad.

No Hay Más Artículos