image

Si algo ha afectado la visión del hombre no es la ceguera: es la rutina. Existe algo muy dañino en los hábitos que nos hace dejar de ver ciertas cosas. Y no es por falta de enfoque, al contrario, es por exceso de paisaje. Vemos lo que resalta, lo que brilla, lo sugerente a la mirada distraída, lo que está elaborado para captar al ojo de inmediato. Lejos de eso, ciertos elementos se vuelven más invisibles que el oxígeno.

Mirar bien es la premisa. Devorar los paisajes hace el mismo daño que la glotonería. El placer no está en el exceso. Lo mejor es disfrutar de cada objeto y cada color que se nos permite visualizar como un asunto de deleite y no de saturación. Y es aquí donde el trabajo de César Alvizo cobra vida, en el rescate de los objetos que se pierden entre la velocidad y la masa de la ciudad.

image
César es un artista visual del Distrito Federal, su trabajo es el de recolectar por medio de la fotografía los objetos que perdieron su función y su significado para después pasarlos a la acuarela. Objetos marginales que aún no se han convertido en basura como para ser eliminados del paisaje. Algo así como esculturas involuntarias que quedan erigidas en la ciudad de manera forzosa. Por alguna razón continúan ahí aunque se encuentren desposeídos de su plan original.

Su método de trabajo surge por mera contemplación. Contemplación que se lleva a cabo desacelerando el tiempo hegemónico de la ciudad. Pisando el freno. Esto a través de la caminata o el paseo tranquilo en bicicleta, dándole lugar a la contemplación estática de un objeto determinado. En esto caso, su trabajo lo ha llevado a retratar: autos chatarra, totems de llantas, juegos de feria abandonados, señales de tránsito en desuso, etc.

Cuando identifica un elemento lo registra fotográficamente y es ahí donde pasa a la labor de estudio y empieza la acuarela, en donde se elimina el contexto y sólo sobrevive el objeto que antes perdió significado. Es entonces cuando resalta y se visualiza la importancia y belleza del objeto por sí solo.

image

Su trabajo abarca desde la ciudad hasta la periferia. Siempre enfocado en la urbe y en una continua contemplación. Sus principal referencia es el trabajo visual de Alexander Von Humboldt, por el hecho de visualizar las cosas sin el prejuicio social del espectador. Haciendo una especie de inventario de la fauna urbana. Además del rescate de la idea del personaje del flanêur del filósofo Walter Benjamín, que consiste en la idea de un paseante citadino sin destino fijo.

image

Pueden consultar más de la serie Injertos del paisaje y otros trabajos en: http://cesaralvizoberrios.weebly.com/

image

image

image

Su obra estará presente en la feria Ethos ExpoBancomer Santa Fe este 3 y 4 de Octubre.
Y estén pendientes de sus próximas exposiciones.

No Hay Más Artículos