La artista polaca, Monika Grzymala es quien hace instalaciones 3D a partir de cintas adhesivas, simples trozos que van de una pared a otra formando impactantes efectos visuales con tal fuerza y dinamismo que es prácticamente imposible que su arte pase desapercibido.

Cintas adhesivas convertidas en líneas que fluyen con rigidez a través de las paredes, construyendo formas abstractas, son las que invaden y sensibilizan nuestro sentido de la vista.

Monika Grzymala a través de su trabajo logra transformar tanto el espacio donde se instala su obra como la interación que sucede con sus espectadores. Utilizando la cinta como lápiz y las paredes como lienzo es como lleva toda su obra a un entorno tridimensional majestuosamente tangible.

No Hay Más Artículos