Quienes disfrutan de una buena porción de queso en sus alimentos, sabrán que no están de más herramientas que ayuden. Y, si se trata de quesos duros que requieren ser rallados, hacerlo termina siendo tardado y exhausto . Por ejemplo, quesos como el parmesano que por su rigidez es necesario procesarlo por un determinado tiempo. Y, ¿qué mejor si existiera algo que facilitara aún más dicha actividad?

Nata Nova (Londres) es un diseñador que cree en el objeto como respuesta a nuestras inconformidades diarias. Es así como él desarrolló el proyecto: Cole and Mason Electronic Cheese Mill.

Objetivo.

Nova quería diseñar un objeto que fuese capaz simplificar el proceso del rallado de quesos. Al hacer un molino que automáticamente realizara la actividad, haría de esta tarea algo menos pesado.  Además, proporcionándole una estética en donde destacara su forma y acabados, la percepción de su valor incrementaría ante el usuario. Al ser un elemento de mesa, su diseño no interfiere con su capacidad de almacenamiento (aproximadamente 90 g). Éste es un producto cuyas cualidades ofrece calidad no sólo en los quesos, sino también en todo su uso.

Solución de diseño.

Como bien mencionaba, el objetivo primordial era facilitar la ralladura de los quesos. Además de poseer un mecanismo motorizado, sus cuchillas son intercambiables para poder obtener 2 texturas de ralladura. Adicional a esto, la cámara principal tiene una tapa que permite almacenar el queso una vez procesado. Y, sin dejar de mencionar, éste contiene una base que evita la caída del queso y a mantener el producto de pie.

El producto final es un artefacto ideal para quienes disfrutan del cocinar sin tener que estar horas detrás de bambalinas.

Texto por Isaac Cruz.

 

No Hay Más Artículos