La segunda edición de BIME Live, encabezada por The National y Placebo, ha concluido con una asistencia global que ha superado las 20.000 personas que han pasado durante las jornadas de viernes y sábado por el BEC, en una segunda edición que ha superado las 8.000 personas por jornada del BIME Live 2013 y que también ha crecido en su parcela Pro con más de 1.400 profesionales de las industrias creativas y cerca de un millar de empresas participando desde el miércoles en el encuentro profesional. En este artículo nos vamos a centrar exclusivamente en lo sucedido en el Bime Live (música en directo), pero cabe decir que el Bime Pro (conferencias, charlas, encuentro entre profesionales…) ha sido un éxito rotundo.

141101 166 CBM

En la primera jornada del festival se pudo ver a John Berkhout, una propuesta local claramente inspirada por los inactivos Fleet Foxes; a Soak, una jovencísima norirlandesa llamada Bridie Monds-Watson,  que sorprendió a la critica con su EP de debut y que ofreció un breve concierto de folk intimista que dejó buenas sensaciones a los pocos, por ahora, espectadores que congrega; a Go Go Berlin, un grupo debutante procedente de Dinamarca, con nombre alemán, y que quiere sonar a rock sureño, concretamente al que hacen Kings of Leon (incluso el guitarrista parece uno de los hermanos Followill!) y aunque desde luego no lo consiguen, se quedan cerca de los del último disco. Un grupo más que interesante para abrir el escenario principal y del que estaré especialmente atento a sus próximos discos, no vaya a ser que su carrera tome un camino opuesto al de los citados Kings.

141031 040 CBM
El cansancio ya empezaba a hacer mella pese a que no eran ni las ocho (el viaje fue duro), pero seguimos con We Cut Corners, un dúo guitarra-batería que no tiene nada que ver con The White Stripes (ya basta de comparar a todos los malditos grupos que sólo usan guitarra y batería con ellos, ¿no?) y The Barr Brothers, un grupo que cuenta con un arpa entre sus instrumentos, cosa que me hace destacarles al instante. Y es que son difíciles de ver en este tipo de festivales, de hecho creo que es el primero que veo desde que vino a Barcelona esa elfa angelical llamada Joanna Newsom.
También hubo tiempo, ya bien entrada la noche, para ver a mujeres guerreras como Macy Gray e Imelda May, pero siempre a la sombra de mi mujer favorita, Anna Calvi, que pocas horas después de que le robaran otro Mercury Prize (esta vez a manos de los raperos Young Fathers), se las tuvo que ver con un teatro lleno de charlatanes y fumadores, que hicieron imposible disfrutar del concierto a los verdaderos fans.

141101 096 CBM-2

Y llegaba el turno de los triunfadores de la primera jornada del festival, que fueron nada menos que Thurston Moore, mítico cofundador de Sonic Youth al que me hizo especial ilusión ver en directo, y The Divine Comedy, que pese a  que Neil Hannon, líder del grupo, se rompió el dedo meñique y no pudo tocar ningún instrumento, nos deleitó con una de las voces más maravillosas de la historia de la música.
Placebo, con el escenario principal abarrotado, cerraron la primera jornada a un volumen excesivo.  Si bien es cierto que la dificultad para los técnicos es muy alta, debido a la grandiosidad del recinto cerrado en el que se  celebra, muy similar a la Fira de l’Hospitalet, donde se celebra el Sónar, no se entiende que conciertos como los de The Divine Comedy, Imelda May o Mogwai (uno en cada escenario) sonaran de maravilla, mientras que en los conciertos de Placebo y especialmente The National, fuera inaceptable desde cualquier zona. Aspecto muy a tener en cuenta para la próxima edición.
En el aspecto lumínico, el festival se lleva un notable muy alto, especialmente en el teatro, donde fue una delicia para el fotógrafo y para el espectador (no me cansaré de decirlo, el primer beneficiado de unas buenas luces es el espectador!).

141101 122 CBM

Babasónicos, uno de los grupos más importantes de Argentina, fueron los encargados de abrir el escenario principal en la jornada del sábado, que, como era de esperar, presentó más espectadores que la jornada anterior, ya desde primera hora. La banda está inmersa en un pequeña gira junto a Dorian, que sorprendentemente (son famosos por tocar en todos los festivales del país) no tocaron en el festival. Les siguieron La M.O.D.A (La Maravillosa Orquesta del Alcohol), un grupo  que mezcla sonidos acústicos con acordeón, saxofón, banjo,mandolina o violín y que acaban sonando como una versión verbenera de Mumford and Sons. The Coup le pusieron su punto de funk-rap-soul con las peores luces del festival y con menos saltos de los habituales (dramas de fotoperiodista).

141101 143 CBM

Pero si hay un grupo que me llevo del festival, ese es The Orwells. Porque pese a la controversia inicial que crearon en mi cabeza, consiguieron sorprenderme, divertirme, y finalmente, convencerme. Los integrantes del grupo no superan los 20 años y ‘Disgraceland’, su primer disco que ha sido publicado este año, es una maravilla que les ha llevado a ser comparados con The Strokes y los primeros Arctic Monkeys. En el Bime superaron la prueba de fuego, con un directo más que correcto (aunque el guitarrista podría mejorar) y un líder que desborda carisma y locura a partes iguales. Les auguro un gran futuro si mantienen el nivel en el estudio y si el cantante no pierde los papeles con las adicciones que se le presumen viéndole en el escenario.

Tras ver la catástrofe en la que se han convertido Mando Diao, nos dirigimos a ver a los nuevos The Kooks. Y decimos nuevos porque en su nuevo disco ‘Listen’ (2014) han dado un giro de 180 grados a su carrera basada en el pop guitarrero con deliciosas melodías eléctricas, hacía un pop que mira de soslayo al funk e incluso al soul. A mi este giro no me ha convencido en absoluto, pero el disco tiene 3-4 canciones muy buenas, que precisamente son las que han sumado a la colección de hits, procedentes de sus primeros dos primeros discos, que formaron su setlist. Un buen concierto, pese a que el sonido no fue correcto.

Mogwai estuvieron tan monumentales e intensos como siempre. En este caso lo que falló fue el público, muy diferente al habitual que se encuentra en un concierto de los escoceses o en un festival como el Primavera Sound. Muy mala noticia fue su solape con Billy Bragg, pero en general los horarios del festival fueron excelentes.

141102 202 CBM

Y finalmente llegó el turno del grupo favorito de los asistentes al festival: The National, que por si su sola presencia no era suficiente, venían acompañados por nada menos que Sufjan Stevens. Es sorprendente que Sufjan, que tiene un éxito/prestigio similar al de The National, se preste a acompañar a la banda por puro placer, y pase de su papel de líder a un papel secundario (incluso se colocó al fondo del escenario, como si de un guitarrista de The Black Keys se tratara). Para algunos artistas, no todo es el dinero. Chapeau, Sufjan. Del concierto en si poco que decir, ya que el sonido lo estropeó todo.
La Roux, con los rumores de playback haciéndose cada vez más fuertes, puso el punto final a nuestro estreno en el Bime Festival de Bilbao, del que salimos más que satisfechos.

141102 210 CBM

141101 200 CBM

141102 218 CBM

141031 005 CBM

141031 021 CBM
141031 067 CBM

141031 069 CBM

141031 076 CBM

141031 084 CBM
141101 130 CBM
141101 154 CBM

141101 155 CBM

 

No Hay Más Artículos