El pasado domingo se cerró una nueva edición del Festival Internacional de Benicassim (FIB), el primero con Melvin Benn, encargado del estadio de Wembley, organizador de los festivales de Reading/Leeds, como máximo responsable de principio a fin, ya que el año pasado se puso al mando con el cartel ya anunciado. Una edición que será recordada por los conciertos de Blur, Florence and the Machine y Portishead, y por haber recuperado al público nacional (casi 15.000 españoles). Por sus cabezas de cartel de calidad, grupos nacionales de contrastada calidad como Los Planetas o Vetusta Morla, y también emergentes como Belako o Hinds.

150716 028 CBM
En esta ocasión han sido los británicos quienes han fallado a su cita, pese a que la mitad de los asistentes han sido de Gran Bretaña e Irlanda, se esperaban a muchos más de ellos, como en anteriores ediciones.
Todo apuntaba a que “cuidando” al público español las cifras serían mucho mejores, pero como dice el dicho, para que si te tapas los pies te descubres la cabeza y si te tapas la cabeza te descubres los pies. ¿Que política debe seguir el festival de cara al año que viene? ¿Descuidar a los españoles para atraer de nuevo a los británicos? ¿Cuidar aún más a los españoles para volver a perder fidelidad de los británicos? ¿Estudiar una nueva política para atraer a público del resto de Europa? Quizás hacer un cartel más cuidado y equilibrado, sin pensar tanto en el público que atraerá.

150717 210 CBM

El festival ha cerrado la vigésimo primera edición con una media de asistencia de 30.000 personas diarias, con un 98 % de ocupación hotelera en Benicàssim y Castellón y 12.000 personas acampadas en Villacamp y Campfest.
Más de 600 perdiositas de 270 medios han sido acreditados para informar sobre todo los sucedido en el festival. Un 85 % españoles, seguido de Gran Bretaña e Irlanda con un 10 %. El 5 % restante procede de países como Francia, Italia, Alemania, México, Canadá, Portugal o Grecia. También se han generado entorno a 1.250 de empleos.

Para Melvin Benn, este es el inicio de una etapa para otros veinte años de festival, aunque la situación financiera no se ha salvado todavía. En 2013, la empresa organizadora entró en concurso de acreedores arrastrada por la mala situación económica de la firma matriz de Vince Power. La celebración se puso en riesgo. El nuevo director admite que los problemas financieros persisten porque todavía hay que pagar a acreedores y les ha tocado heredar y asumir “una deuda histórica”. “Pero el festival está en una curva ascendente”, dijo.
“Nos alegra mucho que este año haya habido una subida en las ventas de cerca del 6% en comparación con 2014 y que las ventas de abonos y entradas en España haya subido casi un 25%. Ha sido evidente el equilibrio de FIBers españoles y visitantes del extranjero y ha contribuido a crear un ambiente muy especial. Además la mezcla de grandes artistas de España y de fuera del país (como Blur y Los Planetas anoche) ha dado al FIB un ambiente internacional como todo un festival número uno en España”.

La fórmula del nuevo FIB, junto a la apuesta por el público local, ha pasado por la búsqueda de más ‘sponsors’ y por dar más oferta para la fiesta. Han destacado la South Beach, un trozo del Miami de otras décadas que ha ocupado una zona del recinto de festivales, y la Trenchtown, una especie de ciudad jamaicana dentro del festival que Benn puso en el Electric Picnic inglés y que vendría a hacer la competencia al otro gran festival que tiene lugar en Benicassim, el Rototom Sunsplash. El otro es la celebración de diversas actividades de animación y humor que, según Benn, hacen que el FIB sea un festival “más vivo” y acerquen el modelo español, “casi siempre centrado de forma exclusiva en lo musical”, al concepto más abierto de otros festivales europeos. La fiesta se completó con la participación de una charanga, la Banana Boom de Almassora. Algo más propio de las fiestas locales. “La fórmula de este año –dice Benn- ha empezado a funcionar”. El guiño hacia lo local se notó incluso en el escenario principal, este año llamado Las Palmas en homenaje al entorno.

150718 313 CBM-2

El festival empezó de menos a más, con Florence and the Machine salvando un jueves en el que sólo brillaron ella, L.A., acompañados por Lourdes Hernández (Russian Red) y DMA’s, el grupo australiano que recordaron a Oasis pese a tener que tocar encima del TourBus de Redbull.
Con una actuación memorable, Florence demostró que tiene nivel para encabezar cualquier festival del mundo, desde el FIB hasta Glastonbury, en el que este año sustituyó a Foo Fighters, convenciendo a fans y detractores. La intensidad que desprende Florence Welch no es producto de la casualidad. Escribe sus canciones buscando atraparte hasta dejarte sin sentido, envolviéndote en su música y letras. Por eso dice que la mœsica es un tipo de magia que te lleva a distintos y nuevos lugares. Lugares donde sus melodías sugieren minutos cargados de emoción y detalles hipnóticos.

150717 132 CBM

El viernes, también decepcionante, lo salvaron el gran Noel Gallagher con sus High Flying Birds y Moodoid, que dieron una lección de experimentación electrónica, psicodelia, retrofuturismo, rock progresivo, glam rock y exotismo, pese a ser un grupo que rinde mucho mejor de noche y en un escenario más reducido, como ya demostraron en el pasado BAM.
Probablemente no tardaremos en volver a hablar de Noel Gallagher, ya que la reunión de Oasis parece que está cantada. Su separación ha multiplicado tanto las ganas del público por verles como su caché. Probablemente les tendremos por España antes de 2018, y el FIB parece haber ido preparando el terreno en los últimos años fichando a Noel y Liam por separado en los últimos 4 años.

150717 237 CBM

La curva ascendente empezó el sábado, con conciertos divertidos desde primera hora con Reverend & the Makers, Hinds o incluso Kaiser Chiefs.  Si le preguntas a Jon McClure que busca en su música probablemente te contestará que lo que realmente quiere es hacer música que no sea aburrida y que haga que te muevas. Fueron dejando bombazos de dance rock caliente que son capaces de animar a cualquiera, poniendo el acento a la unión de beats, guitarras y voces para que te quemes.
De Hinds poco nos queda por decir, ya que es la 4ª vez que nos topamos con ellas en los últimos seis meses. Decir que son una revelación es quedarse corto.En esta ocasión con más espectadores británicos, donde tienen mejor fama que aquí. Podemos decir que jugaron en casa por partida doble.

150718 377 CBM
Una de las actuaciones más comentadas fue la de Los Planetas, cuya trayectoria en el festival se remonta a su primera edición, en 1995. Desde entonces han vuelto en varias ocasiones, con actuaciones tan sonadas (en todos los sentidos) como las de 1998, 2002 y 2009. Dos décadas después, su regreso tuvo mucho de significativo, como reducto de aquella escena ‘indie’ de la que surgieron, a la par, el grupo y el festival. Como nota curiosa, Gaizka Mendieta, ex-jugador del Valencia C.F. y del F.C. Barcelona, entre otros, actuó como guitarrista, en su concierto.

150718 458 CBM

Blur protagonizó el concierto más multitudinario y esperado de las últimas 4 ediciones, reuniendo a más de 35.000 almas, que cantaron a pleno pulmón canciones que ya son himnos para sus fans que no pueden evitar emocionarse ante la fuerza de álbumes como “Leisure”, “Modern Life Is Rubbish”, “Parklife”, “The Great Scape” o “Think Tank”. También pudimos escuchar por primera vez en directo las canciones de su nuevo disco: “The Magic Whip”.

150719 537 CBM

Los prometedores Belako abrieron la jornada del domingo, uno de los mejores días que recuerdo en un FIB. Los de Mungia no se andan con distracciones. Son apasionados y frontales. Sus guitarras no agachan la cabeza y se elevan orgullosas frente al cancionero de este cuarteto que es uno de los nombres que mejor representan el háztelo tu mismo con sentido e intención.

150719 583 CBM

Les siguieron los mexicanos Little Jesus, una de las confirmaciones más sorprendentes y acertadas de esta edición. El quinteto explora formas melódicas en las que deja fluir referentes que se entremezclan unos con otros sin molestias. “Norte” es un trabajo que expone con claridad y con acierto la postura de una banda que consigue un estilo absolutamente contemporáneo, ciertamente lírico y altamente bailable.
Public Enemy pusieron el festival patas arriba con su comando de rimas y beats soltados con ímpetu por Chuck D, Flavour Flav,Dj Lord, Professor Griff y su séquito, que lleva desde 1982 sentando las bases del rap en estado puro, haciendo que el hip hop fuese más que un divertimento. Hip hop, actitud y sentido crítico.

150719 621 CBM

Y por fin Vetusta Morla se estrenaron en el FIB. Tras tocar en gran parte de los festivales españoles, parece que el FIB se les resistía. Los madrileños se quitaron la espinita con un concierto que encantó a los de siempre y que sedujo, probablemente por eso que tanto recuerda a Radiohead, a unos sorprendidos británicos que probaron suerte. Y ganaron. Su música atrapa y hace que verles sobre el escenario sea toda una celebración eléctrica. No en vano la banda madrileña es una de las que mejor sabe mostrarse a un público absolutamente fiel a sus canciones.
Por su parte, Franz Ferdinand and Sparks se conjugaron a la perfección. Kapranos y compañía han sabido mantener el nivel perfeccionando su fórmula secreta de ritmos rotos, toques de funk y melodías pegadizas.

150719 723 CBM
Portishead dieran una nueva lección magistral. Portishead han desarrollado un universo musical que les pertenece únicamente a ellos y sus conciertos siempre son inolvidables. Su discutida condición de cabeza de cartel tras años sin publicar material nuevo deja de importar en el momento que Beth Gibbons pone la mano en el micro y nos hace entrar a todos en trance. Su concierto será recordado como uno de los mejores de la historia del FIB, como lo es el de 2011.

150719 740 CBM

150716 032 CBM

150716 085 CBM

150716 102 CBM

150716 114 CBM
150717 187 CBM

150717 202 CBM
150717 231 CBM
150718 255 CBM

150718 281 CBM
150718 420 CBM
150719 558 CBM
150720 774 CBM

Finalmente se ha confirmado que FIB 2016 se celebrará del 14 al 17 de julio. Los Abonos de cuatro días, con ocho días de campada gratuita ya están a la venta a un precio de 85€. A partir del 10 de agosto su precio será 100€.

Recent Posts