La primera vez que me enamoré de una fotografía fue cuando visité una exposición de William Eggleston, la segunda fue con una de Diane Arbus y dudo que llegue una tercera porque es la imagen que llevo en la cabeza desde hace semanas. El trabajo de Diane Arbus es intrigante, a veces grotesco y crudo, pero siempre te deja con una pregunta debajo de la almohada: ¿a quién estoy viendo realmente?

arbus2

Diane Arbus fue una fotógrafa nacida en Nueva York en 1923.Es famosa por haber colaborado con Vogue y Harper´s Bazaar, pero sobre todo por permitir a su público asomarse a las ventanas de freaks, prostitutas, trasvestis, enanos, etc.

arbus3

Muchas veces ha sido acusada de exagerar la expresión de sus protagonistas con ayuda del flash, dándole un significado diferente. Sin embargo, yo creo que su trabajo era valiente. Siempre en blanco y negro, Diane buscaba generar una reacción en el espectador, muchos vemos el carácter de los personajes en la fotografía. Arbus se encargaba de darle un punto de vista diferente a su público, algo que bien puede causarte temor o interés en la persona que retrata, cualquiera de las dos posibilidades comprueba que su trabajo es poderoso por donde se le vea. Muchas veces, logró mostrar a personas completamente normales como raras y mostrar a sus freaks como cualquier vecino. Se podrían escribir libros y libros, y películas (Fur, con Nicole Kidman)  sobre su trabajo y aún así no se podría describir la sensación que uno vive al ver una fotografía de Arbus, es abrir la puerta a un mundo diferente.

arbus4

A pesar de su éxito ya que es considerada como una de las pioneras en técnicas de street photography, su vida fue problemática y tristemente terminó en su suicidio en 1971. Desde eso, se ha formado una tormenta de especulaciones sobre si el carácter de su trabajo era un indicador de la fuerte depresión que sufría por momentos, muchas veces intensificada por su delicada situación económica.

arbus1

Diane Arbus fue sincera en cuanto a su forma de trabajar al investigar las historias de su sujetos, quizás cambiando su apariencia pero documentando su vida con escenarios familiares para ellos, como manicomios, campos nudistas, etc, que no por estar estigmatizados en el día a día son menos reales que otros.

Las fotografías de Diane pueden ser menos escandalosas que cuando fueron tomadas, cuando no eran publicadas por revistas debido a los tabúes que representaban, pero no cabe duda que siguen teniendo la misma fuerza. Arbus normaliza lo anormal, y nos confronta a lo real.

arbus7

No Hay Más Artículos