En muchas ocasiones la innovación no sólo se centra en la forma. Por supuesto que los diseñadores siempre buscan integrar en ella algún signo distintivo. Sí, hacer de su creación una estampa visual fácilmente reconocida y recordable. Sin embargo, la innovación puede plantearse también desde su proceso productivo. Reestructurar, eficientizar el proceso con la aplicación de nuevos métodos, tecnologías o materiales puede aportar resultados interesantes.

Hablando del diseño industrial, su premisa es también  lograr que los productos resuelvan integralmente un contexto. Esto nos lleva primeramente a saber analizar el  entorno para determinar las aristas desde el cual éste funcionará. Es entonces que desde la generación de la idea se comienza a determinar un objetivo general: simplificar.

El proyecto

Con toda esta visión es  justamente cómo Clement Dauchy (EUA) desarrolla DUSK backpack. Este proyecto busca específicamente simplificar el proceso de manufactura en las mochilas. ¿Cómo? Reduciendo el desperdicio de material, características esenciales, buena calidad de materiales, fuerte estructura e interior transportable.

Su construcción plana la hace una mochila barata y fácil de maquilar. Doblando la parte inferior ésta obtiene forma, sólo hace falta agregarle el interior y está lista para usarse.

Además Dauchy le añadió a DUSK bordes reflejantes para aquellos que  suelen utilizar la bicicleta de noche.

Vemos que el simplificar los objetos en cuanto a su forma o su manufactura, no es sinónimo de hacerlos carentes de calidad. Simplificar quiere decir eficientizar prescindiendo de lo menos necesario.

 

 Texto por Isaac Cruz.
No Hay Más Artículos