En la ciudad de Bogotá  es intervenida una casa que está a punto de ser demolida por varios artistas que con arte la van a tumbar.

Es de noche, caminando por un cielo gris en el norte de la ciudad y me conduzco a una casa a punto de caerse, recorro cierto rincón de la ciudad subiendo unos delgados escalones. El día se apaga, las voces y presencias en el camino son pocos, en el silencio se aparece una luz resplandeciente que indica la entrada del lugar. Se vislumbran increíbles figuras pintadas en las paredes de la casa, murales con colores intensos y figuras simbólicas. Aparece la cara de Marilyn Monroe en la fachada, obra del artista Ray Katchup; a su lado izquierdo, en otra fracción de la cara de la casa, se encuentra  un personaje con gorro tejido que en sus brazos sostiene a una amorosa gallina y con la frase “Cualquier cosites cariño”, mural realizado por el artista ecuatoriano Apitatan.

veinte_0

Esta casa que en poco tiempo se convertirá en escombros, es ahora intervenida por más de setenta artistas que disfrutan crear y convertir las ruinas en importantes monumentos a la adoración artística. La locura de proporcionarle a la vista un momento agradable si a usted le fascina el Street art y los proyectos que involucran a cualquier tipo de arte, es la iniciativa de un grupo adicto al arte y a la fascinación que esto les ocasiona.

LAVAMOATUMBÁ es un proyecto de intervenciones artísticas no convencionales  que se realiza en una casa que está a punto de ser demolida, iniciativa que se hizo posible por el cometido del artista colombiano Chucho Bedoya, el artista suizo Lino Ventura, la artista colombiana Natalia Mora y el artista Nice Naranja de Colombia.

LAVAMOATUMBÁ  viene de una canción que es una chirimía, un género colombiano del pacífico. Con mis amigos, mis hermanos y mi familia cada tanto hacemos una fiesta que se llama así en ese tipo de casas que ya van a tumbar para construir edificios. Siempre me había sonado el nombre como para una exposición porque podría guardar todo el sentido de lo que se va a plasmar, además le da como el aire de que el artista puede hacer lo que quiera, entonces LAVAMOATUMBÁ es una vaina que reafirma la libertad”. Dice Chucho Bedoya, vocero del proyecto.

Chucho Bedoya vive en esta casa ubicada en el barrio Los Rosales de la ciudad de Bogotá que sería tumbada en el mes de marzo, pero por cosas de la vida la demolición se postergó y dio entrada para que este artista colombiano pudiera realizar esta gran exposición en las paredes y espacios de la casa.

cinco_0

Proyectos como este ya habían sido realizados en otros espacios por Chucho Bedoya, en el 2011 con la colaboración del colectivo artístico 418 se intervinieron dos casas con el fin de realizar diferentes instalaciones que modificarían el lugar. Partiendo de esta intervención que involucró a veinte artistas, Chucho Bedoya se propuso hacer una exposición totalmente diferente y que involucrara artistas tanto nacionales como internacionales. Empezó por enviar e-mails a los diferentes artistas que él conoce, pero poco a poco los artistas quedaron asombrados por la idea y se incrementó el número de artistas a quienes les llamó la atención esta clase de proyecto.

“Empezamos pintando cuatro y después empezaron a sumarse y a sumarse, hasta que ya era necesario hacer algo serio porque no aguantaba que la energía que estaba allí  y el tiempo que estaban invirtiendo los artistas fuera en vano, entonces le metimos todo el empeño y apostamos todo por esto”. Dice Chucho Bedoya.

La puerta no se cierra, la bienvenida en la inauguración de la exposición contó con vino y la presentación de Dj HUEX durante las horas de la tarde mientras caía la noche. Por el pasillo ya se empezaban a ver muestras de arte, instalaciones con monedas, las velas haciéndole un altar a figuras en las paredes de animales hechos con pintura y en una pequeña esquina, una  figura del cerebro que alumbraba con el azul neón de una reducida luz. En un rincón, con objetos abandonados y pintura esparcida entre cuadros de fotografías antiguas, se observa la intervención hecha por el artista Yurika Mdc, mientras que en otro lugar del primer piso los murales de Ledania y Gris por nombrar algunos llenan el espacio vacío de mobiliarios.

nueve_0

En el segundo piso, los cuartos traían murales que defendían ciertas frases literales: “Dónde la basura es arte hay una mirada distinta… Así que disfrute esta basura!!”, dice uno de los murales decorado con tapas de gaseosa y una calavera. El espacio decorado por Chucho Bedoya parecía un lugar mágico, una habitación que en sus paredes traía plasmada la figura de la mujer con un tipo de pintura que al apagar las luces reflejaba un tono magenta.

Los baños de la casa también fueron intervenidos. En el segundo piso se hizo una instalación con fotografías y videos dentro de la regadera y en el tercero, la figura de la película Psicosis, la mujer asustada mientras en la cortina se asoma una sombra siniestra con un cuchillo.

Una mariposa se posa en el tercer piso, es la obra del artista francés Mantra que le inyectó el hiperrealismo a la exposición. Al seguir el recorrido las figuras de los artistas colombianos  Juan Felipe Céspedes y Sebastián Villalba llenaban el espacio de color, psicodelia y de realismo.

La noche se tornó con sabor a arte, en el patio, el Street art se entrevé entre el pasto humedecido por la lluvia y para el calor una buena fogata.

once_0

“Propongo un brindis por cada una de las pinceladas y accionadas de aerosol que sucedieron en la casa, por el tiempo invertido y los materiales, por los artistas y su apasionada disposición. Un brindis por haber hecho un sueño realidad, por lo inmensamente agradecido por los que apostaron por este proyecto. Por último un brindis porque en nuestro empeño de creer en el arte logramos edificar una casa una casa que entre todos LA VAMO A TUMBÁ”. Decía Chucho bedoya antes de inaugurar el proyecto.

catorce_0

diesciseis_0

dos_0

trece_0

diez_0

quince_0

seis_0

siete_0

La exposición estará abierta al público hasta el 17 de abril y debido a que se pospuso su demolición, el proyecto LAVAMOATUMBÁ seguirá creciendo, tal vez se convierta en un gran centro cultural que realice talleres y más intervenciones como está.

Imágenes y texto por Sandra Fernández

Recommended Posts