Uno de los grandes problemas en los métodos de embalaje convencional es su forma: el ser únicamente rectangular implica que habrá un desperdicio considerable de espacio, esto es porque no todo contenido se adapta de manera perfecta a su forma; además, el relleno utilizado dentro para protegerlo, termina convirtiéndose en montones de desechos difícilmente reutilizados.

Julia Hunold, diseñadora industrial de Berlín (Alemania), tras una larga investigación, ha desarrollado una alternativa que bien podría ser un buen futuro para la industrial del embalaje.

f80bd718899081.5645b4e603fc3

 

Air Parcel es un paquete reutilizable que consta de una carcasa de embalaje flexible que se encuentra dentro de un circuito de reciclado. Su construcción está basada en las bolsas inflables utilizadas en el transporte de mercancías.

 

33132618899081.5645b4e602fc2

 

1c400c18899081.562d4268f0233

 

El paquete de aire consiste en una bolsa de plástico de co-extrusión y una piel de papel kraft semi-extensible. Esta construcción combina las ventajas de una piel interior hermética que garantiza la impermeabilidad bajo alta presión, con una piel exterior de protección y de estabilización. La bolsa de plástico también tiene un bolsillo interior adicional. Esto se fusiona con la bolsa exterior en la base, lo que garantiza que se mantendrá en su posición.

 

e0516b18899081.562d3d72656de

 

Las pieles de plástico están hechos de bioplástico, es decir, es biológicamente degradable, producida por recursos renovables. El papel kraft y bioplástico no están unidos o laminados entre sí; esto significa que se pueden separar fácilmente y reintroducidos en sus respectivos sistemas de reciclaje.

e46c2d18899081.562d56c9f4143

93b60918899081.562d569bc1c70

 

Sin duda, esto podría ser el cambio que las industrias de embalaje necesitan.

 

Texto por Isaac Cruz.

Recommended Posts