Sus imágenes son intentos de capturar historias de la vida diaria, lo que existe entre lo ordinario y lo extraño. Michal Chelbin trata de crear momentos privados con personas que ya no están actuando o en el escenario, sacarlos de su contexto y ponerlos en escenarios mas casuales como parques y estacionamientos. Entre ellos se encuentran acróbatas, bailarinas, enanos, atletas y jóvenes prisioneros.

Los temas que dirige la fotógrafa de Israel son universales, como asuntos familiares, ideas de normalidad, la dolorosa pubertad y la búsqueda de fama. Por ejemplo las niñas adolescentes que están en el límite de la conciencia sexual, existe una confusión entre la inocencia y la experiencia. Aunque todavía sean niñas sus miradas implican la mirada de mujeres mayores.

Lo que mas le interesa a la fotógrafa Israelí es crear historias que representen con más claridad los límites de la realidad y fantasía. Se puede apreciar la información directa de estos retratos, pero a la vez provocan un enigma con contrastes visuales como la juventud y madurez, grande y pequeño, normal y anormal.

“Para mí, la imagen es sólo la punta del iceberg; es la puerta a una historia que se espera contar y que trato de describir de una manera atractiva y a la vez preocupante. Es una historia acerca de una vida llena de contradicciones en el campo de batalla entre la fantasía y la realidad. Muchos espectadores me dicen que el mundo descubierto en mis imágenes es extraño. Si les resulta extraño, es sólo porque el mundo es de hecho un lugar extraño . Yo sólo trato de mostrar eso.“

 Texto por Karla Cantú

MC_01 (1)

MC_02

MC_03

MC_04

MC_06

MC_07

MC_08

No Hay Más Artículos