Lúa Ocaña y José M. Pedrajas (Ecotono) son dos fotógrafos analógicos autores del proyecto “Yo hablo, tu callas” en el cual han establecido un diálogo mediante el envío de fotografías por correo postal, dejando total libertad al destinatario para intervenir las imágenes recibidas y sin conocer el resultado hasta la finalización del proyecto.

El fruto de tal intercambio es una colección de piezas de una calidad sublime y una creatividad desbordante que no deja indiferente a quien las mira. El ingenio, delicadeza y compenetración entre ambos autores quedan patentes en cada una de ellas.

Lúa es licenciada en química y tras instalarse en Barcelona en 2004 donde, transcurrido un tiempo, descubriría su verdadera vocación: la fotografía. Jose, licenciado también en ingeniería química, trabajó diez años en un laboratorio químico hasta hace un año. En 2006 comenzó a utilizar una cámara digital y a formarse como fotógrafo en diferentes escuelas. Hoy en día está centrado en su trabajo como fotógrafo.

Hablamos con ésta pareja de artistas para que nos cuenten con detalle el origen del proyecto así como sus intenciones e impresiones sobre él.

1

¿Cómo surgió la idea para llevar a cabo el proyecto? ¿Qué os empujó a ello?
Lúa: La idea partió de una proposición por parte de la revista Periplo de colaborar en el número en el cual se trataba el concepto de Ataraxia. Nos propusieron hacer un proyecto fotográfico entorno a esto y posteriormente surgió el hecho de que fuera de manera compartida, colaborar y hacer algo entre los dos. Nos pareció genial y así empezó todo a rodar.
Jose: Fue Yanire Fernández,encargada de la sección de fotografía de la revista PERIPLO por aquel entonces. Nos propuso una colaboración a los dos fotógrafos que había seleccionado para ese número. El trabajo de Lúa lo sigo desde hace unos años y me pareció interesante fusionar nuestra visión en un proyecto. El tema propuesto fue la Ataraxia. Así surgió “Yo hablo, tú callas”.

2

¿Seguisteis algún criterio para seleccionar las fotografías a enviar? ¿Por qué esas en concreto?
Lúa: Es un proyecto muy vivo por lo que no existen muchos patrones que tengan una continuidad muy relevante, en casi todos los envíos intento que exista cierta concordancia entre las 3 imágenes que guardo en el sobre pero realmente se que van a llegar a Jose y que todo puede ocurrir así que me dejo llevar bastante por impulsos.
Jose: En mi caso tengo mucho archivo guardado lo cual me permite “rescatar” negativos del armario. No sabría explicar las razones de la elección. Posiblemente vea en ellas un camino abierto, una abstracción.

¿Alguna vez antes habíais trabajado con la intervención de imágenes?
Lúa: Sí, en múltiples ocasiones. Me siento muy cómoda haciendo las imágenes todavía más mías con diferentes intervenciones, a veces el disparo en sí se me queda corto y es entonces donde la plástica de la intervención cobra más sentido. Proyectos como Pell Esquinçada o Conjunto vacío ø son anteriores a Yo hablo, tú callas.
Jose: Nunca, sólo alguna transferencia con Polaroid.

3

¿Cómo os sentisteis al “destrozar” las fotografías del otro? ¿El hecho de que no fuesen
vuestras os hacía tener más cuidado o pensar con más calma antes de actuar?

Lúa: Sin lugar a dudas, sí. Cuando se trata de manipular una imagen mía no me ando con reparos, también es cierto que voy viendo que tipo de intervención quiero hacer sobre ella ya desde el momento de la toma fotográfica. Con los sobres que me llegan de Jose.. todo es diferente, no sé que me voy a encontrar por lo que primero llega la sorpresa, después el momento de observación de las imágenes y a los pocos las voy sintiendo más y más familiares, la mayoría de las veces no las intervengo hasta pasadas semanas de recibirlas.
Jose: Absolutamente. El primer sobre recibido supuso un dilema. Pasaron varios días hasta que intervine la primera foto de Lúa. Y todavía continua siéndolo. La imagen recibida es tratada como un objeto único que ha recorrido un camino muy largo, más allá del itinerario postal.

Y ver vuestras imágenes ya intervenidas, ¿qué os provocó?
Lúa Todo el proceso es fascinante y engancha mucho. No sabría decir que etapa me gusta más, pero ver las imágenes que envío intervenidas por Jose es de mis partes preferidas. Los términos de “mías/suyas” dejan de tener ese valor que les solemos otorgar, algunas fotografías parecen manipuladas por mí misma y otras me sorprenden tanto que la imagen toma un cariz muy diferente a digamos, la “original”.
Jose: Es una parte muy especial dentro del proceso. Es el momento en el que se produce el reencuentro con ellas, y entonces vuelven a ti cambiadas, vividas, mutadas. Cada imagen “devuelta” produce una reacción diferente. Aquella fotografía que mandé, a su regreso es menos fotografía y más objeto.

4

¿Cual era el propósito del proyecto? ¿Lo alcanzasteis?
Lúa: El propósito es simplemente divertirnos, sorprendernos, aprender.. ir viendo que pasa, como si de aventureros se tratara.. no hay un objetivo que alcanzar, el mismo recorrido es a lo que le otorgo valor.
Jose: Nunca nos pusimos límites ni pautas a seguir y el resultado final superó las expectativas. Después de la publicación en la revista decidimos seguir con la correspondencia sin límite de tiempo.

5

Dado que vivimos en la era digital, ¿por qué preferís la fotografía analógica para trabajar?
Lúa Los dos trabajamos con fotografías analógica en nuestros proyectos personales por lo tanto ya era el mundo donde nos movemos y comunicamos, sólo seguimos creando de la manera en la que siempre creamos. Además, creo que las características de este proyecto, con envíos postales de por medio e intervenciones manuales se merecía un soporte igual de plástico y de dilatado en el tiempo. El cartero y el revelador hacen casi idéntica función.
Jose: La prefiero por el proceso. Cuando disfruto de algo intento alargarlo en el tiempo. Siento que la fotografía está en todo momento en mis manos. “Yo hablo, tú callas” encierra mucho proceso analógico.

¿Qué le diríais a los fotógrafos que estén empezando o quieran empezar con la fotografía
analógica?

Lúa: Pues exactamente lo mismo que a quien empiece con la digital o a quien ponga un quiosco en la esquina. Que ser honesto con lo que uno hace lo hace todo mucho más gratificante.
Jose: Que la disfruten y la sientan.

 7

¿Tenéis próximos proyectos en mente, ya sean juntos o en solitario?
Lúa De forma colectiva creo que Yo hablo, tú callas nos tiene bastante ocupados ya, vamos a seguir tirando del hilo semeja que aún ahí mucho ahí que sacar.. Y yo me siento en una época más de observación que de creación pero aún así siempre estoy con un carrete en la cámara.. voy haciendo diferentes cosas., alguna cosa en la mente pero no lo suficientemente madurada para que sea legible por escrito, le iré dando forma a ver en qué resulta.
Jose: Los proyectos surgen mientras trabajo. Y ahora hay muchas ganas de trabajar. Últimamente busco colaborar con artistas de otras disciplinas.

Por último, algunas palabras que queráis dedicar a los lectores de Inkult.
Lúa Muchas gracias por leernos!
Jose: Que no dejen de crear, disfrutar y promover obra.

Más imágenes del proyecto en “Yo hablo, tu callas”.
Galería Lúa | Galería Jose

98

No Hay Más Artículos