unnamedEs el primer rayo de sol que ilumina la tierra fértil hoy en San Pedro, Buenos Aires, Argentina. Desprende y cae justo sobre un brote verde. El suelo, mojado aún del rocío que empapó anoche, es el colchón natural por donde caminan dos pies descalzos. Paso tras paso. Respira amanecer. Huele a sol. Josefina despierta. Abre puertas y ventanas. Un viento fresco endulza la hendija e indica que ya es hora de comenzar. Éstos son sus días favoritos, sus días perfectos. En éstos se pone a inventar.

“Podría decir que siempre dibujé desde chica pero todos dibujamos de chicos, la diferencia es que cuando crecí seguí dibujando sin parar”, explica Josefina Schargorodsky, ilustradora de viento suave y calmo. Su arte devela haber sido crecido bajo el ala de la mejor maestra de artes plásticas: su abuela materna. “Ella me invitaba a dibujar a su casa cuando era muy chiquita y me enseñó cosas que todavía hoy recuerdo. Me incentivaba a terminar los dibujos, a pintar el fondo, a hacer collages. Me compraba pinturas y papeles”, recuerda y todavía se sorprende de las maravillas que hacía mientras probaba los lápices que le acababa de regalar.

unnamed (5)

Y quien dice que la realidad no se pinta con acuarelas y témperas de colores, y que como por un tobogán de parque de diversiones, el alma no teme arrojarse a la sensación de percibir algo hermoso y sensible. La niña que caminaba por el rocío recrea su cada día con plantas y soles dibujados, siendo en cada momento cada vez más ella, más esencia. “Me encanta poder dibujar situaciones, personajes y escenarios como a mi me gustaría que sean, como yo me los imagino. Lo que los demás interpreten es un poco más libre, yo intento comunicar una atmósfera alegre, lúdica y hermosa”, detalla. Vuela sobre campos de humor pero también asegura disfrutar de crear un dibujo muy lindo y sensible. “A veces estoy dibujando algo y sonrío de alegría, espero poder generar eso en los demás”.

La ilustración es su universo, con planetas, satélites, meteoros y todo lo que implique. “Dibujo lo que me gusta, lo que soy y quiero ser. A veces dibujo cosas que me encantaría que fueran reales y sueño encontrarlas o recrearlas en la vida real”, subraya. Lo descubrió al tomar el camino del diseño de indumentaria, al encontrarse totalmente apasionada por volver al papel blanco y brotarlo de colores y nuevas historias. “Me llevo un tiempo darme cuenta que todo lo que dibujo es lo que me rodea”, resalta, al mencionar su lugar de origen, San Pedro. Flores, árboles, colinas, río corriente, verde, amor y libertad. De éso se trata. “Me identifico mucho más con el título de diseñadora porque coincide con mi manera de pensar y enfrentar la vida. Para mí el arte es poner el foco en cosas ordinarias de la vida y hacerlas especiales”, destaca.

unnamed (2)

Y el aire se envuelve de historias que cobraron vida y salieron a jugar. Ella lo apunta, lo libera. “El arte surge de una sensación interna muy fuerte, de un sentimiento. Eso se puede ver en los cantantes cuando lo hacen con sentimiento y cómo se diferencia del que sólo canta lo que tiene escrito”. Sin embargo, asegura que su “yo más interno” no sabría reconocer qué es lo que lleva a uno dedicarse a ésto o a producir en lugar de no hacerlo. “Para mí es un ejercicio que se repite y termina siendo interno, uno termina expresando sus ideas a través del medio”, continúa.

Y si es de mañana, se sienta en su mesa con mucha luz, dispone sus colores y sus cientos de pinceles –de los que termina usando solo tres-, y desprende la idea que pensó en la noche anterior, cuando luego soñó con el campo mojado, el rayo de sol, y el primer brote de la mañana. Llegó la inspiración con música de “Beach House”, “Lcd Soundsystem”, Angel Olsen, o “Arcade Fire”, también con podcasts de “Creative pep talk” de Andy J. Miller o “Best of Friends”. Es un día nuevo. Es hora de dibujar. Tal vez seguirá dando clases de ilustración y Gouache y realizando Ilustración Editorial. Tal vez despegará nuevos proyectos de ilustración de libros infantiles y leyendas. Lo que es seguro es que seguirá contando historias a la eternidad, pintándolos de emociones, y decorándolos con flores y centellas que anoche vio pasar.

unnamed unnamed (4) unnamed (1) unnamed (3)

 

Recommended Posts