keaton henson-musica ilustracionhorse2

<<En el principio fue el Verbo>> y a principios de la llamada modernidad, de forma inaugural la poesía había logrado definir la oposición entre <<Spleen e Ideal>>, que como tablero de juego en franco relevo del Romanticismo llevaría el drama humano incluida su relación con la divinidad a la esfera de lo cotidiano, mostrando que desde en un perfume, hasta en el vuelo de un albatros, para el ojo que quiere ver en dichas estampas se desprenden Correspondencias  a manera de improntas donde el hombre se encuentra a si mismo (reza el cliché) y donde el único posible y primer movimiento de inicio de partida consiste en reconocer con gran esfuerzo  el tablero donde el hombre mengua y que había sido anunciado de antemano, así rezaban las reglas del juego para la poesía, específicamente para Charles Baudelaire, sin franco deseo ni posibilidad de redención y en reconocimiento del Mal que habita en el ser humano, desde la forma de sentir, los anhelos y sobre todo en los actos cotidianos, revelando en cada gesto cotidiano y su motivación, esa tendencia hacia el caos, la decadencia y la autodestrucción, junto con una atracción del bien, una fuerza autónoma externa opuesta al ser humano; esta lucha interna constituiría la Belleza y un bien supremo atesorado como algo de mayor valía que incluso el propio Bien, en ello residen las tragedias que nos regala Baudelaire, es decir sus Flores del Mal (1840) libro inaugural de la modernidad en la poesía.

Seria necesario el holocausto y los posteriores juicios mediáticos, para que la intuición que desde el arte Baudelaire había esbozado como núcleo de su obra alcanzara por otros caminos, el de la filosofía en este caso,  a través de Hannah Arendt, el extremo de las ciencias sociales y el Mal fuese trasformado a una categoría de estudio que en la Banalidad del Mal, libro donde Arendt en correspondencia con Baudelaire deja de lado la noción del Mal Absoluto, para mostrar, que en lo cotidiano la misma lucha entre Spleen e Ideal (términos usados por Baudelaire) se mantiene vigente y el Mal en el ser humano consiste en la búsqueda de la emoción a toda costa, del sentir autorreferencial, ya sea en la idealización o la caída, haciendo de estos extremos solo caminos no tan importantes como la estetización y estilización de la lucha humana con sus limitaciones, o el otorgar sentido, un sentido subordinado, de forma artificial a la búsqueda como un fin en si mismo.

 henson

Bucolia, melancolía, caos, decadencia, depresión, son caricaturas cotidianas, idealizaciones de la baja posmodernidad en que vivimos (o posmodernidad Mercantil, entiéndase de Bestseller) sin embargo constituyen más allá de las etiquetas con que se han querido conglomerar  tribus urbanas, constantes donde el Spleen e Ideal se juega de forma más clara, es decir no absolutos, sino escenarios en los cuales  los llamados artistas malditos aparecidos de vez en vez, se permiten rescatar signos y gestos con los que crean poco apoco alfabetos que constituirán su obra y cuya peculiaridad de transitar entre los extremos o limites malamente se ha destacado por no entender que para ellos el Mal como Absoluto no existe  y en ello radica la tragedia de estos herederos de la modernidad; la depresión, el caos o el Ideal, son formas, extremos, escenarios de un  mismo juego que permite hacer una arqueología que revela las sutilizas, los juegos, las estampas, alfabetos donde el más complejo mal cotidiano que hace de la búsqueda un valor se evidencia.

 thebeast

Y sin embargo, aunque es una constante humana a lo largo del tiempo como si tal kit de juego huyese de ser enunciado y evidenciado pocas obras y pocos artistas juegan los extremos, rebasando la caricatura para ser ellos mismos y su obra una corpus coherente, trágico pero coherente hemos de decir, sin embargo es el arte y no en otras formas sociales, donde esta coherencia destinada al fracaso alcanza un bien de forma paradójica, que trasciende la obra como sistema autónomo al ser aprendida por quien la observa, disfruta y trata de entender. De cualquier forma aunque el férreo compromiso ético con la creación artística es esporádico, en varios casos lleva a la menos importante pero indisociable de la obra, actitud atormentada y es en oposición al mal sobre el que hecha luz  Arendt, que esta violencia menos dañina por no permanecer en la invisibilidad se gesta. Para quien esto escribe Keaton Henson es de esos raros artistas cuya coherencia en su obra, musical y plástica puede entenderse con los marcos que las grandes obras nos han legado como bienes culturales donde el mal, el tema, el motivo si bien altamente autorreferencial con relación  al Pathos trasciende este en un juego destinado al fracaso que por carecer de absolutos revela nociones estéticas en el ámbito de la emoción, del pensamiento, del acto transformándose su obra en un atlas que igual nos habla de su autor, de la propuesta estética en si misma así como de nosotros mismos, al tiempo que crece, cambia, mengua y soporta tanto una mirada profunda como el disfrute al que nos ha acostumbrado esta baja posmodernidad, finalmente es necesario decir que la obra de Henson tal como su pagina web se presentan como no un camino a descubrir sino como una multitud de caminos donde ya en las letras, ya en los vídeos, o en la propuesta plástica Henson va dejando parte de su discurso y semillas de lo que será su posterior obra, ahorrándonos la pena de recurrir a su biografía con un halo de malditismo que si bien coherente con la obra plástica es el lugar común a la hora de abordar una obra fuera de las propuestas en los circuitos y escaparates de oficialistas, es decir, una forma de marketing condescendiente plagado de antihéroes; de nuevo Henson libra esta trampa de los tiempos y nos hace estar atentos a su evolución, de la cual aún esperamos mayor complejidad y cambios siempre impredecibles, aunque ahora su sonido y temas por momentos plagados de breves acordes y tonadas folk, así como de trazos catárticos e intimistas, delimite solo un pequeño espacio donde Henson cava continuamente.

Keaton Henson es representado por la Pertwee Anderson & Gold gallery donde podemos ver novedades sobre su trabajo plástico; próximamente realizará un concierto en Londres, donde integrará variaciones y control de calor y luz, teatro, escultura, instalación, música orquestal, etc; una performance multisensorial de inmersión total que esboza algo de lo que Henson trae entre manos y nos invita a conocer a fondo su Obra en las múltiples disciplinas para quizá entonces saber por qué cosa ha sustituido ese absoluto que solo intuimos en sus letras y es motor de una obra que parece estar cimentándose día a día.

keaton

Texto por Yessua. E.

No Hay Más Artículos