Klaus Pichler vive y trabaja en Vienna,  Austria y con estudios en Landscape Architecture, University of Life Sciences,ubicada en su ciudad natal. Pichler utiliza comida podrida para hacer estas imágenes abstractas de desperdicios. Según la ONU, un tercio de los alimentos del mundo terminan en la basura. Es por eso que Pichler hace una conexión entre desperdicio y producción de alimentos.

Un alimento bien pensado por este creativo.

No Hay Más Artículos