Sin el arte nos volveríamos locos. Es la puerta de escape a todas las emociones, pensamientos y sentimientos que nos agobian en el interior; desde la profunda tristeza hasta la alegría más grande, es en el arte donde se exterioriza, se manifiesta, se materializa.

Para la artista coreana Kwon Kyung-yup el arte se manifiesta en la remembranza del pasado de manera melancólica y por medio de sus pinturas al óleo logra captar la soledad de la existencia misma al contemplar y meditar aquello las sobras de lo que quedó: el dolor, la pérdida y el trauma. Con un estilo figurativo y una paleta de colores claros y fondos neutros da prioridad a las emociones  sobre la narrativa, para que el espectador pueda identificarse al instante y es que para Kyung-yup  “… los artistas deben hablar acerca de los problemas más desesperados y deseables para la humanidad”.

Sus portarretratos muestran dolor y tristeza por medio de miradas llenas de lágrimas, la cabeza cabizbaja y muchas veces con vendajes o parches como muestra del dolor físico. Sin embargo, la serenidad en las poses y en las expresiones faciales contrasta y da equilibrio a su pintura, lo que da interpreta una actitud contemplativa y melancólica sin dejar de ser una obra sumamente bella.

Si su obra te ha gustado, puedes visitar su galería en:

kwonkyungyup.com

Memory of Love by Kwon Kyung-yup

Skill Blossom by Kwon Kyung-yup

Black Nails by Kwon Kyung-yup

Chamber of memory by Kwon Kyung-yup

Adios by Kwon Kyung-yup

Romance by Kwon Kyung-yup

Reminiscent by Kwon Kyung-yup

Teardrop by Kwon Kyung-yup

Love by Kwon Kyung-yup

Texto por Cherry Catalán.

Recommended Posts