La madre naturaleza se personifica en las calcas, el esténcil y mucha pintura en murales y telas interesadas en una ecología social, un concepto que este artista colombiano aplica a su natal Medellín.

Siendo las calles el gran escenario para recibir mensajes a través de herramientas visuales, el Street Art se ha convertido en la manera más consistente de poner a pensar al transeúnte. No se trata de hacer vandalismo, ni tampoco de violar leyes por hacerle la maldad al Estado, se trata de tomar una posición frente a lo que les ofrece la realidad.

Juan Vélez es un artista visual de la Universidad de Antioquia, docente y músico de la banda Señor Naranjo (escúchela aquí). Su instinto por la pintura desató varias técnicas entre las que están el collage, el grabado, la serigrafía y el esténcil; durante el año 2003 viajó a México D.F para realizar una maestría en artes visuales con orientación en pintura y su regreso después de algunos años a Colombia, trajo consigo la idea de realizar su trabajo de pintura en los muros de la ciudad de Medellín, arte asociado con el esténcil que venía trabajando, algunos rastros pequeños de arte en las paredes de esta ciudad.

En el 2009 la acentuación de la Pachamama en su interior hizo que transformara su visión de vida y sus prácticas sociales cobraron otro sentido para valorar más el trabajo artístico de calle: “El remedio del Yagé es un espejo que me mostró quien era yo. Decidí cambiar todo, cambiar mi trabajo artístico y mi enfoque de la vida”, explica Juan Vélez.

15457212042_55a1646387_o

A partir de esta experiencia Juan Vélez centró su trabajo hacia las calles, porque de esta manera logra que su mensaje sea recibido por más gente. Con plantillas, murales, afiches y calcomanías, logró crear una nueva serie titulada “Pachamama” que se fija en ciertas asociaciones con las culturas indígenas, que a su vez, están conectadas con nuestras prácticas sociales. Más que asociarlas con la memoria, la Pachamama se convierte en la conciencia y el respeto hacia la vida.

“Yo viajo mucho al Putumayo y tengo amigos indígenas. Yo empecé en la ciudad pero el remedio me fue llevando a su origen, mi trabajo se empezó a llenar de ese contenido, de algunos animales mitológicos, figuras precolombinas, iconografías relativas a las geometrías sagradas y a las geometrías fractales que se ven en las visiones, a preguntarme por asuntos de vibración, asuntos de planes de realidad en el interior de la imagen y a fortalecer absolutamente lo que quería decir”. Afirma el artista.

La Pachamama se empieza ver en los muros de Medellín y en varios proyectos en el Museo de Antioquia que tienen que ver con el entorno social. En el 2013 participa en un proyecto con varios colectivos titulado Intermundos: Cartografías en asecho” que busca evidenciar problemáticas sociales de la ciudad de Medellín, un proceso de gentrificación realizado en el 2013 que constaba de un trabajo en la calle, afiches, murales y video mapping que fue expuesto en el Museo de Antioquia.

16045215981_44553dbeb0_o

“Me gusta trabajar con la gente y generar procesos colectivos, mostrarle otras posibilidades a los jóvenes, a cambiar sus herramientas de trabajo y que sea una réplica de conocimiento”. Relata Juan Vélez.

El trabajo conceptual que maneja el artista respecto al mensaje que quiere evidenciar en su trabajo de esténcil es precisamente el de la ecología, una ecología que tiene que ver como individuo, sociedad y espacio, explicada teóricamente a través del filósofo francés Félix Guattari quien plantea tres ecologías: la ecología mental, la ecología social y la ecología medio ambiental.

“Fui encontrando conceptos como el de “Pachamama cura sana” que se refiere al curar y al sanar. Empecé a ubicarlo en lugares que eran llenos de vicio con una intención utópica, así funcione o no, yo voy con la intención de curar el lugar también”. Explica Juan Vélez.

visaje_2

Su trabajo se traslada a una de las galerías especializadas en el graffiti en la ciudad de Bogotá, Visaje Graffiti abrió las puertas para que Pachamama como le dicen sus colegas, expusiera sus obras más representativas dentro del espacio. El collage siendo la técnica más utilizada por el artista, se transforma en un gran mural que contiene símbolos precolombinos del gran artista Antonio Grass, el halcón como ave mitológica con gran significado, una serie de figuras geométricas que lo inducen a un viaje espacial como en aquellas visiones fractales y las fotografías indígenas. Pinturas realizadas en telas que hicieron parte del gran inicio que tuvo Juan Vélez en el año 2011 con el concepto de Pachamama y una serie de cuadros con varios collage de imágenes de Grass, fotografías del etno botánico Richard Evan Schultes y otras del antropólogo Gerardo Reichel-Dolmatoff quienes trabajaron dentro del territorio colombiano hace varios años.

“Pachamama es la vasija madre, es una palabra que no es propiamente colombiana pero que los propios colombianos la usan, es una voz Quechua que significa la vasija madre que nos contiene, no es solamente pensar en un asunto ecológico sino que yo también soy Pachamama”. Dice el artista.

15271453208_bac95fcdc2_o

15580687172_e263fc392d_o

15270866980_81f839102e_o

17091329475_d6ee391bfc_o

visaje_3

15457593845_49bccb7880_o

21361871521_76a37aea33_o

visaje_4

Para más información de su trabajo visite: http://juanfernandovelez.blogspot.com.co/.

https://www.flickr.com/photos/juanfvelezg/

Texto por Sandra Fernández

Recommended Posts