Cuando un objeto tiene la cualidad de irse transformando constantemente, logra ser más que eso; termina siendo un espectáculo exclusivo a los ojos de quien lo posea, y  un instrumento para ser tocado por nuestras manos en espera de generar movimientos armoniosos.

Wave Cabinet, proyecto del diseñador  Sebastian Errazuriz (Nueva York), pretende exactamente ser más que un objeto decorativo. Él quiere realmente que la o el usuario creen un vínculo con la pieza a través del juego de movimiento.

278d8223375705.56322ae48086c

El trabajo que Sebastian presentado consiste en un mueble de cuerpo de madera  y patas metálicas. Lo interesante es el cuerpo: conformado de múltiples segmentos que gracias a sus uniones, cuidadosamente colocadas, van proyectando distintas formas; comenzando a darle un valor extra, y así la esencia de ser un simple mueble cambia.

ba16e623375705.56322b1715e28

Romper con la idea de que el mueble si no es únicamente funcional y/o apreciativo, formará parte del discurso para definir lo que “debería ser”.

af85b923375705.56322ad6d9257

Si bien no tiene movimiento propio, es evidente lo que el diseñador realmente quería: ver a la o el poseedor involucrándose y apropiándose de Wave Cabinet, impregnarle parte de su identidad. A través de la secuencia generada por cada segmento, pareciera que poco a poco va cobrando vida.

6558c423375705.56322ab14507b

Conservar el color natural de la madera se disfruta cuando se sabe que la intención proviene de alguien que aprecia la verdadera belleza del elemento.

02241b23375705.56322b1970e07

Simpleza y dinamismo serían dos palabras claves para definir a esta pieza.

 

Texto por: Isaac Cruz.

 

Recommended Posts