En el año de 1963 el comité organizador de las olimpiadas decidió que éstas habrían de llevarse a cabo en la Ciudad de México para su edición XIX a realizarse en 1968. Ésta sería la primera ocasión en que dicho evento se relazaría en un país del tercer mundo, un de habla hispana y, hasta la fecha, las únicas realizadas en un país de Latinoamérica.

Para 1966 no se tenía una imagen determinada para dicho evento por lo que se realizó un concurso iconográfico para encontrar el arte del acontecimiento. Uno de los asistentes a la convocatoria fue el estadounidense Lance Wyman, quien finalmente quedaría como ganador del concurso. Egresado del Instituto Pratt de Nueva York en 1960, Wyman era un joven talento, que aunque con experiencia en el ámbito del diseño, no era exactamente un personaje consagrado.

El proyecto se realizó al lado de Peter Murdoch, y además contó con la colaboración de otros diseñadores como Eduardo Terrezas y Manuel Villazón, quienes se encargaron de la creación de iconos representativos de cada disciplina a competir. José Luis Ortiz Téllez también participó en el proyecto realizando toda la tipografía característica del logotipo, donde las letras y números creados únicamente a base de líneas, se ven rodeadas por más líneas simulando ondas, como si se lograra un efecto de movimiento alrededor del icono, del mismo modo que sucede en el agua al ser tocada. Cabe mencionar que mucha de la simbología usada por Wyman está basada también en parte de la cultura popular mexicana, y primordialmente en el pasado prehispánico del país.

Este sería el primer acercamiento de Wyman con el diseño en México, país donde habría de realizar gran parte de su trabajo y donde se formarían los cimientos de mayor fuerza en su carrera. Posteriormente se encargó de los logotipos del mundial de Fútbol México 70  la imagen del sistema de transporte colectivo Metro en su primera etapa, además de otros logotipos de empresas e instituciones como El Papalote Museo del Niño, Hoteles Camino Real, La Escuela de Diseño Industrial de la UNAM y El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey MARCO.

El trabajo de Wyman es de gran influencia dentro del diseño gráfico contemporáneo, pues se encargó de realizar toda una estética y cultura visual en México; su trabajo se convirtió, con el paso de los años, en un antecedente e influencia para creadores posteriores.

Y esto pasó en un país y una época donde el Diseño Gráfico era apenas conocido.

No Hay Más Artículos