Lee Price es una pintora figurativa realista americana cuya obra se centra en dos aspectos fundamentales, la comida y la figura femenina, con la peculiaridad de que sus cuadros están enfocados a vista de pájaro. Price posee una técnica brillante al óleo que le da a sus imágenes un aspecto extrañamente realista a la vez que un significado surrealista. Ella pinta sobre su propia vida, ya que cree que lo más personal acaba transformándose también en lo más universal.

 

La artista trabaja primero con un fotógrafo que la retrata en un interesante análisis sobre los comportamientos compulsivos de la sociedad y la representación de un momento íntimo y a la vez impersonal. Ella después de tener varias fotos escoge las que finalmente acabarán plasmadas en un lienzo.

 

 

 

 

 

Sus pinturas figurativas adquieren valores extremos: delicadeza y brutalidad, éxtasis y depresión, gozo y malestar son algunos de los conceptos enfrentados que desvelan sus obras, a través de una técnica cargada de colores amables y sensualidad usurpada en la que las emociones afloran y despiertan sentidos ocultos.

Algunos de los rasgos principales que caracterizan su estilo y que son claves para materializar esas atmósferas tan personales son los espacios privados, lugares quizás poco usuales para pegarse un buen atracón de dulces, snacks y golosinas, pero donde se puede respirar y disfrutar de la soledad y de ciertos comportamientos donde se enfatiza ese carácter absurdo entre el frenesí de ingerir cantidades industriales de comida y la paz que transmite el lugar elegido como localización.

Lee aporta un toque voyeurista a cada pieza, donde se observa a sí mima siendo completamente consciente de sus actos pero limitada para frenarlos, en un ritual que escapa al control de su propio cuerpo. Un cuerpo que se muestra al desnudo en muchas de sus composiciones, sin tapujos, sin complejos y sin miedos, en un disfrute absoluto de glotonería e intimidad.

 

Lee-10

 

La obra de Lee Price nos ha cautivado porque no es sólo un contenedor de sabiduría técnica sino que también es un recipiente de emociones y contradicciones donde el simbolismo y la psicología femenina se combinan a la perfección con una estética feroz y delicada que eriza el vello y nos transporta a lugares colmados de obsesiones y secretos.

 

Porque todo ser humano se siente atraído por la liberación de los sentidos, pero no todos somos capaces de controlarlos, Lee nos cuenta sus experiencias, enjauladas en estos lienzos con un talento excelente.
“Texto por: Noelia”
No Hay Más Artículos