hogar-leo-serial

Colores, sombras, trazos derretidos, arterias que transportan arte, miradas fugaces, conclusiones. El dibujo lanzado al espacio como por una catapulta. Se arroja y estalla. Forma un torbellino y vuelve en sí. Y es ese lugar, tan real como fantasioso, en el que se absorbe Leo Serial, un dibujante de 34 años, un artista de muchos más.

Los trazos se unieron poco a poco y formaron un universo mental paralelo donde hay descanso, escondites, expresión libre, construcciones y derrumbes, cuestionamientos y soluciones, escapes. A través de un túnel, Leandro salta de dimensión en dimensión, donde se sienta a crear, dar forma a sus ideas y también escapar de sí mismo. “Este lugar creció más que yo, por lo tanto, cuesta un poco salir de ahí a veces”, cuenta y agrega: “A medida que menos entiendo lo ajeno, más resuelvo por mí mismo. Ahí está la fuerza de inventar”.

adios-leo-serial2-es-un-millon-leo-serial

Los lápices lo seguían desde chico, y viceversa. En su casa santafecina (Argentina), su papá garabateaba donde había un espacio en blanco y él, a la vuelta, esperaba el reposo del dibujo para retomarlo y terminarlo. El arte, visto de un aspecto lúdico, se desarrollaba sin querer, hacia algo más grande. “Hoy por hoy uso el dibujo para hablar, no por el placer de dibujar sino por la necesidad de expresarme. Me resulta más fácil decir las cosas con imágenes, aunque previamente haya pensado una idea o haya escrito algo al respecto. La imagen es la tesis”, destaca.

felicidad-srl-leo-serial de-a-dias-la-vida-leo-serial

De repente la mano baila sola y el papel cobra vida. El proceso artístico tiene betas que Serial ya conoce y opera. Todos los días, en su nido Rosarino, la soledad lo exige cerca con un papel en blanco al lado. La cabeza repasa el día mientras, en paralelo, divaga lento queriendo encontrar el túnel. Comienzan a brotar sensaciones expresadas con una birome en forma de frases, textos, títulos, garabatos. Bingo. Imagen única, nueva dimensión. Cae solo el conjunto de trazos que hoy necesitaba descender. “Este procedimiento es mi lugar. Hay paz, hay locura, diversión y soledad”, subraya. Sólo es necesario un estado de silencio casi absoluto, mates y una compañía única: Jacinta, su perra. Una vez desarrollada la idea, llega la música, estalla y vale todo.

leo-serial-1 un-oso-rojo-leo-serial
“El arte es fundamental. El arte estimula, propone, inventa, transforma, cambia, crea. Sin arte solo quedan leyes y reglas (y funcionan muy mal ambas)”, repasa, mientras también explica su especie de fanatismo por la serigrafía oriental. “Creo en el arte en sí mismo, como una ciencia del caos. En los libres pensadores que inventan y sueñan, y en la utopía como religión”. Leandro es éste. Simple, un poco ansioso, malhumorado pero feliz si hay un papel libre cerca, un muro que pintar o un lienzo esperando la primer descarga de color.

leo-serial riega-leo-serial

Recommended Posts