Durante una noche de sábado el arte se abalanzó en un sector de la ciudad. La Noche en Blanco es un evento que alrededor del mundo despierta a sus habitantes a través del goce cultural, un recorrido que transporta en las calles proyecciones de un alma artística.

La Noche en Blanco nace en Francia, como uno de los eventos más importantes que se lleva a cabo durante una noche específica del año recibiendo a millones de personas. En Bogotá-Colombia nace en el 2013 y en esta su tercera versión, propone una determinación sensorial a partir de las imágenes que se colocan alrededor de las calles, parques y establecimientos artísticos que abren sus puertas hasta la madrugada.

Park Way

El recorrido trazado por la localidad de Teusaquillo, le propone al transeúnte una ruta de 20 manzanas que en compañía de sus mascotas o en bici, se hace agradable a la luz no solamente de la luna sino de cada una de las propuestas en las que se incluyen exposiciones, esculturas intervenidas, performance, Street art, muestras cinematográficas, instalaciones plásticas, sonidos y danza contemporánea.

Más que un regocijo al arte, es la capacidad de captar con los sentidos cada una de las propuestas de los artistas que intervienen estos espacios destinados por el evento. Alrededor de 20 propuestas fueron explorados por los visitantes en la cual hizo de las proyecciones visuales las protagonistas de esta noche.

En la estadía del Park Way, las exploraciones al arte se observaron a través de las obras de Oscar Azula titulada “Cartas al viento”, una romántica propuesta que pone en medio del parque dos sobres de cartas gigantescas colgados entre los árboles proyectando en su interior un hombre y una mujer, los dos separados en dos cartas diferentes. La escultura de los artistas Wanda Quintero y Alejandro Murcia ubicados en el mismo parque, evidencian restos humanos, formas de las partes del cuerpo puestos en el suelo, una obra titulada “Vasopresina”, haciendo una proyección en dichas esculturas, se evidencia a través de texturas y sonidos un estado del cuerpo que produce miedo.

Park Way_2

Las intervenciones, al igual que el sonido contaron con un ambiente que transporta hacia las constelaciones que en una noche explican la naturaleza, el cuerpo, la vida y la paz, esta última siendo la temática principal de la noche en donde a través de la pintura sobre muros, tizas sobre el suelo, los transeúntes podrían dejar plasmadas sus ideas de paz y de reconciliación. Más de una figura refleja un ideal de país, los jóvenes tomaron esta noche como alternativa para visitar los distintos proyectos entre los que también se destacó el street art, haciendo intervenciones en vivo desde lugares especializados como Visaje Graffiti en la que se realizó la renovación de la fachada usando stencil y free style a cargo de artistas residentes del lugar como Koch1no, dándole vida con pintura al ave protectora de esta galería del graffiti.

Más adelante en un riachuelo carente de agua se proyectan peces azules, una simulación a la historia de un rio casi muerto es la propuesta audiovisual del colectivo Tag Tabú en su obra titulada “Liveloops, triciclo y animaciones en movimiento” que a través de una bicicleta proyectan con sonido historias animadas recurrentes en la ciudad.

Colegio Champagnat_2

Las actividades de la noche derrocharon con talento hacia la cultura llevada a una visión de 180 grados que se hizo sentir en esta región de la ciudad, no hubo barreras ni arte elitista que los detenga, salió a flote la innovación que proponen los artistas participantes. Más allá de tratarse de un evento que se realiza alrededor del mundo, sobresale la acogida, el calor que en una noche fría puede ocasionar los millones de sentidos enfocados en el arte, la vida y la paz.

Aquí algunas imágenes de la noche:

 

Colegio Champagnat

Video instalacion Leo-carreño

visaje graffiti

MobilaSon-Antoine Challeil 2015©

Taller del té

Academia Artes Guerrero

Alter 1

Academia Artes Guerrero_2

 TPark Way_3

Texto por Sandra fernández

Recommended Posts