Hablar del enriquecimiento que el intercambio cultural manifiesta en el diseño es fundamental. El proceso de análisis que el diseñador realiza para rescatar elementos se torna interesante cuando identifica similitudes. Y, sobre todo, el momento de integrar todo esto para generar el  objeto termina siendo la epítome del proceso creativo.
Francesco Schiraldi, diseñador italiano, presenta su nueva colección de piezas. Made in Italì, es el resultado de lo que llama el diseñador “contaminación” entre diferentes culturas. Es así como esta serie surge de la fascinación que tiene él por lugares lejanos.
 

El concepto.

Con la inspiración de los viajes realizados al oriente, se integraron elementos en la forma de las botellas. Entonces, haciendo una propuesta con diferentes materiales, la producción se volvía interesante.
Todas las piezas están disponibles en dos versiones. La primera laqueada en diferentes tonalidades o con el acabado natural de madera. Y,  la segunda hecha con cerámica blanca que alude a los jarrones tradicionales japoneses.
 
Texto por Isaac Cruz.
No Hay Más Artículos