Michael Johansson es un escultor sueco obsesionado con el orden armónico que vive y trabaja en el Reino Unido. La particularidad del trabajo de este artista y profesor, viene dada porque recopila todo tipo de objetos que va encontrando para después construir esculturas formadas con los mismos. Sus singulares obras van agrupadas por ejemplo en gamas de colores, también por estilos y tamaños. Las piezas van encajadas unas con otras hasta que rellenan todos los espacios posibles, de manera concienzuda y milimétrica. También son sorprendentes las maquetas a tamaño real, imitando aquellos juguetes de plástico que debíamos desunir para posteriormente poder montar el definitivo.

A Johansson le atrae la “exagerada regularidad”, cuando los colores y los patrones de dos objetos muy diferentes coinciden de manera asombrosa, cuando dos personas se cruzan vestidas con el mismo atuendo, cuando el mismo actor actúa en dos películas que se emiten a la vez en canales de televisión diferentes o cuando en un aparcamiento coinciden en una misma zona los coches del mismo color.

Los conjuntos guardan un equilibrio asombroso a pesar de la inconexión entre ellos: en una misma obra puede haber una nevera, un coche, un cubo de basura y tubos de obras. Los armarios de cocina pueden convivir con maletas, una báscula, una pizarra y una regleta de enchufes. Describe sus trabajos como un “tetris en la vida real” y se siente ajeno al diseño porque precisamente persigue “separar” cada objeto de su función original para fundirlo en una superficie en la que apenas se diferencia de los elementos que lo rodean. El espectador tiene que identificar cada pieza del bloque y pararse a pensar en su uso anterior, como deshaciendo un puzzle.

9o2

 

1394

 

Ghost-V-2011

 

engine_bought_separately_hugin_III

 

buena3

 

Komplementär-2012

 

memories_in_black_and_white-1

 

Tetris-Geozavod-2012

 

buena-22

 

Tetris-Michael-Johansson-5

“Texto por: Noelia”

No Hay Más Artículos