Existía un espacio que se conocía como el cinematógrafo, salas del siglo XX en las que se recibía a la gente de la ciudad de Bogotá para proyectar el cine del momento. Sus estructuras antiguas fueron de inspiración para realizar un proyecto en torno a la desaparición de las salas de cine tradicionales.

El Colectivo Maski es un grupo de artistas colombianos egresados de la Universidad Nacional de Colombia que decidieron poner en práctica su experiencia en la ciudad de Bogotá para, mediante el arte, revitalizar la memoria de los espacios emblemáticos de la ciudad. Conformado por Juan David Laserna, Camilo Ordoñez Y Jairo Suárez, se enfocan en el desarrollo de la ciudad, dando como resultado instalaciones, fotografía, audiovisuales y ciertas piezas que conformaban esa memoria de las salas de cine.

Su proyecto titulado Cinema Insostenible, emerge de una reflexión con respecto a los espacios cinematográficos, al ver sus fotografías, unos espacios arquitectónicamente clásicos, con ciertas características que dan un viaje al siglo pasado, hacen indagar sobre ¿qué pasaría si se conservaran los cines tradicionales y si hubiera la oportunidad de proyectar aquellas películas clásicas? Inmediatamente se viajaría en el tiempo y el cine se convertiría en una experiencia completamente diferente.

BAJA

“El detonante para ese proyecto fue el teatro San Jorge (teatro emblemático de Bogotá), por ser un espacio que se encontraba cerrado, clausurado y viendo la monumentalidad del espacio aparece como una primera pregunta y es,  ¿cómo funcionaba en el espacio interior?” dice Jairo Suárez, uno de los integrantes del Colectivo Maski.

El proyecto con los cines se empezó a desarrollar en el 2003 y hasta el 2007 fue terminado. Durante su investigación hallaron el estado actual de las salas de cine, estos lugares habían sido convertidos en parqueaderos, iglesias, billares y hasta discotecas, pero fue tan grande el interés por querer saber si su diseño arquitectónico basado en el Art Déco aún se mantenía, que se apropiaron del tema para revivir las salas de cine mediante una exposición.

“Nosotros somos una generación que alcanzó a ir a cine en estos grandes teatros y que a la vez le tocó ir a cine en los centros comerciales. Este asunto de que los teatros se estaban cerrando venia de treinta años atrás y a nosotros nos estaba tocando esa circunstancia, era el momento exacto para decir: hay que empezar a mirar los cines antes de que terminen de desaparecer”. Explica Juan David Laserna del Colectivo Maski.

La exposición Cinema Insostenible contaba con un recorrido total por los diferentes elementos que conformaban los antiguos cinematógrafos. La primera sala titulada Hitos, era una muestra fotográfica del interior de los teatros más emblemáticos de Bogotá, imágenes cargadas de luz iluminaban el escenario, mientras que desde sus sillas, se esperaba por la proyección de la película.

NEON

En una segunda sala los avisos hechos completamente de luces revivían, varios de los nombres más inusuales de los teatros se encontraban en el suelo formando la palabra Entropía: “era encontrarte con letreros, una configuración de letreros y de piezas a escala real”. Dice uno de los miembros del colectivo. En la tercera sala las fachadas se convirtieron en prioridad, las populares persianas rojas y el ojo de buey fueron sus protagonistas, desde esta mirada, los objetos y las fotografías se tornaban con vida.

DSC_0258

En la última sala de la exposición, la construcción del teatro del cine estaba complementada con vídeos de la época, los objetos restaurados y de memoria se cruzaban con las imágenes de lo que hoy son estos magníficos espacios de memoria cinematográfica para la ciudad.

f5

“Se podría pensar que 1975 es una fecha muy importante en ese proceso, aunque antes de ese año algunos cines habían cerrado y habían sido reemplazados por otras cosas, todavía el modelo de cine en la calle funcionaba y era el principal lugar de encuentro, de promoción y de exhibición de películas, era público y no estaba dentro del contexto de un cine comercial”, señala Juan David Laserna.

A pesar de que algunas de las salas se encuentran en funcionamiento, los espacios independientes para cine se reduce a más de la mitad, las grandes organizaciones han catalogado las salas sin darle un elemento de particularidad. Este proyecto busca evidenciar el deterioro de los sitios emblemáticos de la ciudad y de alguna manera revivirlos para quienes los conocieron y para los que no, otorgarles el placer de transportarse en ellos a través de su registro convertido en arte.

ASTOR

caldas 1 baja

 

 

1 san jorge

2 san jorge

DSC_0280

DSC_0242333 copy

Para mayor información sobre el Colectivo Maski y sus proyectos artísticos, visite http://www.maski.laveneno.org/

Texto por Sandra Fernández

Recommended Posts