La primera impresión es la que nunca se pierde, y como he pensado desde siempre, es y será una imagen inamovible a los ojos de otro.

Es el caso de Patrik Svensson, ilustrador sueco que ganó el respeto y admiración de muchos con tan corta edad a partir de grandes trabajos basados en la simple belleza de las cosas. Ha tenido la fortuna de trabajar en marcas como Starbucks y Sony Music e incluso un par de publicaciones en The New Yorker o Wall Street Journal.

En esta ocasión me complace compartir con ustedes su reciente trabajo titulado “Playing Card” o “Cartas de juego”, en donde llega a re significar el verdadero concepto del juego, de las cartas. Ya no se trata de estrategias o debates acerca del ¿Quién gana qué? Pues el artista induce la nueva percepción hacia otros caminos con el mismo mazo que conocemos universalmente.

Juega entonces con los símbolos predeterminados y los cambia de posición, los invierte y hasta elimina con el fin de crear en la carta misma una nueva ilustración. Una imagen que a pesar de ser monocromática (incluyendo rojos, negros y amarillos opacos) contiene mucha fuerza visual.

Su contenido puede que no sea de mayor profundidad, pero con un par de líneas delicadas junto con una Q o un corazón logra una pieza completamente distinta a la original. Es claro que su imaginario esta lleno de ideas y sutilezas que han dado paso a sus grandes obras y reconocimientos en concursos y convocatorias.

 Su trabajo en especial me llama la atención por tan bien planteado y pensado, al que dan ganas de comprarlo y mantenerlo en la casa como uno de esos objetos que hacen parte del inventario fijo. Tan sólo el ver que el corazón tradicional lo transforma en el vestido de una mujer es fascinante y bello.

Disfruten de todas sus piezas, su obra y su pasión por la simplicidad.

http://www.psillustration.se/project14.html

Texto por Margarita Bernal

No Hay Más Artículos