Anton-semenov

A lo largo de los años, muchas han sido las inspiraciones que los artistas tienen para realizar sus piezas artísticas. Quizá a veces uno de los mejores y más inspiradores temas han de ser nuestros miedos y pesadillas.

Por las noches, los monstruos que viven en nuestros armarios, así como las criaturas que transpiran y respiran debajo de nuestras camas, se convierten para muchos en obsesiones. Aumentan el ritmo cardíaco, aceleran el pulso, hacen sudar. El inclemente peso de las sábanas sobre los cuerpos rígidos, estáticos, expectantes, se apodera de tu tranquilidad por las noches. A veces la negrura consume más que el vacío, roba el alma. La respiración entrecortada dificulta el sueño, agudiza los estados de vigilia. Sabes que está ahí.

 

Para Anton Semenov de 28 años, también conocido como Gloom, sus episodios de sueños entrecortados en Bratsk, Rusia cobran vida en sus macabras ilustraciones. No son sólo la ingenuidad de los miedos infantiles, son las efusiones oníricas de un hombre adulto, consciente de su mundo. A veces combinando cuentos tradicionales de la literatura universal, vivencias personales, así como visualizaciones del futuro, las imágenes de Semenov nos catapultan a un universo paralelo donde todos sin lugar a dudas encontramos cabida, nos podemos identificar.

Sus imágenes simbólicas nos llevan a un mundo de cemento; frío, atemporal, insensible. Eterno. Un mundo de personajes en su mayoría grises, en su mayoría viejos. Imágenes de seres humanos, desgastados, encerrados en sus propios miedos, en sus propias fallidas fábulas de ensueño, en su fallida modernidad y progreso. No es surrealismo, es muy real.

 

Realidad de seres angustiados, apesumbrados por el peso de su evolución, por las fallas de sus sistemas. Curados y anestesiados de nuevas fábulas, de tiempos mejores. Encerrados en la maquinaria de sus representaciones, movidos sólo por su tecnología. Seres sin alma identificados con el vacío nihilista de la postmodernidad, la era del vacío.

Los personajes de pesadilla no tienen ojos, canicas blancas, sin alma es lo que hay en su interior. Los humanos presentes casi siempre tienen los ojos cerrados, como si estuviesen expectantes de otra realidad, como si quisieran salir de ese sueño, y no pueden. Se amontonan en gritos, espasmos y transfiguraciones, sólo abren los ojos en cuencas vacías.

Y las bestias te gritan ¿Cómo ver un futuro, cómo despertar del sueño cuando se ha perdido la vista?

 

Silencio.

Un escalofrío recorre mi cuerpo…

Talisman Mirror of Destiny

+ info: http://gloom82.livejournal.com/

Recommended Posts