Capturar fotografías de un eclipse lunar parece ser un reto astronómico, pero un eclipse solar total es toda una experiencia matemática y fotográfica. En primer lugar, la luz y la sombra de los bordes transitorios, el fotógrafo necesita ajustar rápidamente los parámetros de la cámara de forma exacta para lograrlo; En segundo lugar, si el tiro no funciona, es posible que tenga que esperar varios años.

 image[4]

El matemático checo Miloslav Druckmüller es un fanático del eclipse total de sol y persigue siempre su rastro para poder capturar imágenes impresionantes. A través de su tiempo y el cálculo exacto de los eclipse, desde 1980 a la fecha a la India, Chile, Angola, Francia, Zambia, Australia, Uganda, Kenia y muchos otros lugares ha viajado casi sin detenerse para capturar un eclipse solar total. Miloslav afirma que es un desafío fotográfico, cada mapa requiere un grado diferente de síntesis de imágenes y de exposición múltiple.

image[1]

Además de todo, algo muy importante cae sobre el programa de computadora que se utilice. Esto logra que las imágenes sean apreciables para el ojo humano.

image

image[8]

image[5]

image[7]

Texto por: Axel Rodríguez

No Hay Más Artículos