“Se hacen imágenes no sólo para mostrar lo que hay que admirar sino para revelar qué insuficiencias son precisas afrontar, deplorar y remediar. Algunas fotografías reflejan el ansia de apropiarse de una realidad ajena”. – Susan Sontag.

munizhimself

La pobreza y las condiciones de vida que llevan las personas que viven en los basureros no es ningún secreto. Quizás es una realidad que ya es conocida por la mayor parte de la sociedad. Sin embargo, ¿qué sucede cuando el arte y la basura convergen en un proyecto que cambia paradigmas y contribuyen a cambiar las vidas de las personas?

Bajo la educación de la una familia humilde y desde uno de los barrios más pobres de São Paulo, Brasil; Vik Muniz se convirtió en uno de los fotógrafos contemporáneos más destacados debido a tu técnica. Durante un periodo de su vida, tuvo una íntima relación con el ambiente de los tiraderos. La necesidad lo obligó a conocerlos antes de que se consagrara y cambiara las casas de cartón por su estudio en Nueva York. Su historia se asemeja a la de una película: Un muchacho rodeado de carencias que con esfuerzos y grandes sueños en mente, logra salir adelante pero sin nunca olvidar de dónde vino. Con el proyecto “Pictures of Garbage”, Muniz no sólo logra adentrarnos a ese mundo que alguna vez fue suyo, sino también explora una técnica inusual en la fotografía.

En el 2010 visitó el basurero de Jardim Gramacho en Río de Janeiro, Brasil. Ahí conoció en primera instancia al presidente de la Cooperativa de los Recolectores del basurero, Tião Santos, quien le presentó a una parte de su familia y algunos amigos del lugar. Muniz reconoció entre las conversaciones  con los recolectores, un ambiente de desesperanza y desilusión. Muchos de ellos tenían grandes expectativas, querían aprender a leer, a escribir, algunos deseaban saber qué había más allá no sólo de Brasil, sino afuera del tiradero. No todos tenían la misma oportunidad como Santos, quien aprendió las letras y a leer a través de libros que su destino final era la basura. Para los recolectores, su trabajo era un empleo denigrante, insatisfactorio y usual. De esta forma surgió la necesidad de hacer fotografía con causa: a través de los materiales con los que trabajaban día a día, Muniz haría arte. Un arte que trajera esperanza a las vidas de los recolectores.

MunizMagna-e1363395854869

Al platicar sobre el proyecto con las personas del lugar, éste parecía increíble para ellos. No obstante, mujeres, niños y familiares de Santos, accedieron a ser fotografiados realizando sus actividades cotidianas y rodeados de su espacio. Una vez hechas las fotografías, Muniz trabajó en la amplificación de éstas para después convertirlas en piezas de arte hechas con basura que los mismo recolectores recabaron bajo un incentivo económico. Papeles, metales, pedazos de máquinas y más materiales reciclados, fueron la composición de los retratos. Con el apoyo de varias fundaciones y organizaciones, Muniz logró que estas piezas fueran exhibidas en galerías de arte no sólo en Brasil, sino en Londres, Nueva York y más lugares. Las fotografías que fueron vendidas en una subasta y recaudaron los fondos para la Cooperativa de Recolectores del basurero. Además, con el dinero obtenido Muniz pagó el traslado de las personas fotografiadas de Brasil a Londres. Esto con el fin de mostrarles el alcance de su trabajo y cómo éste ahora se había convertido en algo que no debía ser negado ni sentirse avergonzados por vivir.

TiaoPhotoAndFinal

” To transform garbage into art, and art into cash, but also of people’s lives”.

vikmuniz

Las historias de cada personaje de la serie fotográfica están desarrolladas en un contexto de pobreza, en donde el pandillerismo, los vicios, el hambre, son factores comunes entre cada uno de ellos.  Además de compartir el espacio físico en el basurero, los recolectores muestran un lazo familiar que los une de forma peculiar.  A pesar del ambiente depresivo, el cual describe Muniz en varias entrevistas, algunos niños del tiradero aún mantenían una gran ilusión por hacer algo más que vivir entre desechos y desperdicios. Aún mantenían la esperanza de salvar su propio mundo.

vikmuniz2

“The really magical things are the ones that happen right in front of you. A lot of the time you keep looking for beauty, but it is already there. And if you look with a bit more intention, you see it.”

Una vez vendidos los retratos, Vik viajó de nuevo al tiradero de Gramacho para darles una pequeña réplica a cada persona que se involucró. La pieza era un recordatorio sobre el gran valor de su trabajo, de tal forma que ahora eran parte de un contexto donde el arte y la basura eran capaces de crear algo importante. Cada una de las reacciones y las experiencias que tuvo el artista, se recopilaron en un documental llamado “Waste Land”.  Éste fue premiado por el festival de Sundance en el 2010 y nominado por la Academia en el mismo año como Mejor Documental.

Te invitamos a que le eches ojo al largometraje sobre el proyecto “Pictures of Garbage”  y a la página oficial del fotógrafo brasileño para ver más de sus obras también reconocidas mundialmente por su técnica:

Página oficial: http://vikmuniz.net/

Waste Land: http://www.youtube.com/watch?v=sNlwh8vT2NU

Texto por Ilse Blanquet.

Recommended Posts