Aceptémoslo, no somos el centro del universo, mucho menos de la galaxia… ni siquiera del mundo. Incluso en ocasiones no somos nuestro centro personal… sin embargo, la vida sigue y, de acuerdo con Kos Cos, seguirá sin ti, de ser necesario.

Nacido en Sri Lanka, proveniente de una familia de pintores, Kos comenzó su carrera temprana edad, transformando el taller de la agencia de su padre como el patio de juegos creativos.

Pero fue hasta 1999 que se mudó a Hong Kong, donde ha trabajado dentro del cine, publicidad y medios digitales. Con el tiempo, este artista adoptó el retrato como un medio, dentro de su medio medio.

“El retrato era un arte en peligro, pero siempre me han atraído más los retratos que cualquier otro tipo de pintura”.

Kos tiene un estilo fuerte y dominante; usa pinceles baratos para aplicar aceites de goteo en
pinceladas rápidas, crudas; combinaciones experimentales de acrílicos y carbón vegetal, tropicales
paletas de colores llevadas al extremo.

“Un rostro humano es complejo y cambia constantemente con el estado de ánimo. Cuando nos encontramos con alguien, miramos su rostro para leer sus emociones y comprender su personalidad.”

Kos Cos y su “derrame temporal” del color

La última serie de pinturas de Cos pretende recordarnos lo vital que es el tiempo, y lo cruel si no le damos el valor adecuado.

Life Goes On Within You And Without You (La Vida Sigue En Ti y Sin Ti) es un bello intento de Kos por profundizar en la individualidad y mortalidad, desafiando la afirmación: los retratos perduran, los temas se desvanecen.

“Memory of guilt”. Óleo sobre tela. Cortesía del autor.

Kos Cos

“What dies inside us while we live”. Óleo sobre tela. Cortesía del autor.

Colores brillantes, concentrados, derramándose por el lienzo, sin reparo, intencionados, es la manera efectiva para transmitir el tiempo y la emoción a un retrato.

Kos Cos

“Time lengthens as the years pass”. Óleo sobre tela. Cortesía del autor.

No Hay Más Artículos