Ya que estamos en un mes patrio y el tema de amor, respeto, sangre e independencia es lo que nos motiva a nosotros los mexicanos a reconocer nuestro pais y estar orgullosos de pertenecer a esta hermosa nacion hago una recomendacion de ¡Que viva México! una pelicula/documental de Serguéi Eisenstein que en cuanto supo de México quedo facinado con nuestra cultura, costumbres y demas que por tal motivo vino desde rusia a vivir una temporada y a bañarse de toda nuestra alma.
 “La mirada viene de muy lejos, de Rusia al principio del siglo 20, un niño observa por la ventana el paisaje nevado y se imagina un lugar llamado México, ese sueño se le vuelve una obsesión. En 1927 ya es un gran cineasta ve en unas revistas fotografías del día de muertos y aumenta su deseo por conocer México lo imagina a tráves de libros y a tráves de la pintura de Diego Rivera. En 1930 por fin llega a México, colecciona cocodrilos de barro, pulgas vestidas, grabados de posada, carteles taurinos. Sergei Eisenstein quiere atrapar está sínfonia de color en blanco y negro, su obra maestra queda inconclusa, pero su sueño de México fue tan intenso que la mirada del cineasta ruso, se filtró profundamente en la historia de la imaginación mexicana.” en palabras de Jose Gordon (Ensayista de Muy Interesante).
Serguéi Mijáilovich Eizenshtéin, más conocido como Serguéi Eisenstein (23 de enero de 1898 – Moscú, URSS, 11 de febrero de 1948) fue un director de cine y teatro soviético de origen judío. Su innovadora técnica de montaje sirvió de inspiración para el cine posterior.

Eisenstein llega a México en diciembre de 1930, patrocinado por Upton Sinclair y su esposa Mary Kimbrough Sinclair, y al poco tiempo comenzó a filmar el proyecto. El material original nunca fue montado. El material filmado ha sido reconstruido por otros bajo los títulos de Thunder Over Mexico, Eisenstein in Mexico, Death Day y Time in the Sun. En 1979 Grigori Aleksandrov, a partir de los storyboards originales de Eisenstein, compiló Da zdravstvuyet Meksika!, una aproximación al montaje que éste planeaba.

La estructura del filme, en la reconstrucción de Aleksandrov es de cuatro episodios, más un prólogo y un epílogo. El prólogo presenta imágenes alegóricas al México prehispánico. El episodio “Sandunga” recrea los preparativos de una boda indígena en Tehuantepec. “Fiesta” desarrolla el ritual de la fiesta brava, mientras que “Maguey” escenifica la tragedia de un campesino victimado por rebelarse en contra de su patrón. “Soldadera” (episodio no filmado) presentaría el sacrificio de una mujer revolucionaria. El epílogo, también conocido como “Día de muertos”, se refiere al sincretismo de las distintas visiones que coexisten en México alrededor del tema de la muerte.

“El principio del montaje es más que la mera unión de pequeños trozos de película” Serguéi Eisenstein

No Hay Más Artículos