Uno esperaría que después de más de un siglo del nacimiento del séptimo arte las mujeres ya lo hubiesen conquistado por completo, desgraciadamente, eso no ha ocurrido aún. Es cierto que existen algunas renombradas cineastas tales como Sofia Coppola y la única mujer ganadora del Oscar, Kathryn Bigelow, sin embargo, estas mujeres que representan el séptimo arte son un sector que, aunque creciente, todavía funciona como una minoría.

Es por eso que el día de hoy me enorgullezco en presentarles a este diamante (ya no tan en bruto) llamado Rebecca Thomas, quien en su ópera prima ha logrado una plausible ejecución como directora, con esto me refiero al filme ‘Electrick Children’. Es a través de esta película que logra captar la vida de una adolescente en una comunidad mormona que, en su cumpleaños número quince termina embarazada… de una canción que va más o menos así: ‘Don’t leave me hanging on the telephone’, sí escucharon bien, embarazada de la canción.

Puede que este argumento o suene muy tonto o también muy hipster, pero al final se inclina hacia todo lo contrario. Resulta más bien ser un viaje simbólico y físico de una adolescente que no conoce el mundo debido a las restricciones que la familia y comunidad mormona le imponen. Es a través de las situaciones y personajes que ella conoce a lo largo de este filme, que se descubre el enigma del embarazo espontáneo (¿?) que la llevará a transformarse de una muy linda e inocente manera.

Aunque ya existen en la actualidad MILLONES de películas centradas en la adolescencia (porque actualmente es lo que vende), creo que es en esta cinta que encontramos a través de una simplicidad narrativa, una gran ejemplificación de lo que todos sentimos alguna vez durante la adolescencia. Y en este caso no será sólo la directora quien se llevará los aplausos, sino también los talentos actorales de Julia Garner a quien seguramente recordarán por ‘The Perks of Being a Wallflower’ o a Rory Culkin (sí, el hermanito de Macaulay Culkin) que se fue por un papel más sofisticado que el de ‘Mi Pobre Angelito 64’ y por último, también cabe mencionar al joven Sr. Will, interpretado por Liam Aikem y su regreso al cine después del fracaso de la adaptación cinematográfica de Lemony Snicket.

No queda más que decir, si no logré convencerlos hasta ahora de que busquen en Internet este título, de todas maneras les recomiendo que lo hagan. Si no son adolescentes, seguramente por lo menos recordarán aquellas épocas de skateboard y toquines de mala música, y si lo son, entonces ya sabrán de lo que estoy hablando.  Así que, ¿qué esperan?

No Hay Más Artículos