Fotográfo y poeta, Ren Hang (1987) fue un joven artista chino que incursionó en el mundo de la fotografía por puro aburrimiento. Comenzó retratando a sus amigos y conocidos más cercanos mientras estaba en la Universidad. Sus fotografías, inusuales y eróticas fueron compartidas por él en las redes sociales, y rápidamente, consiguió un gran número de admiradores.

Hay que decir que el trabajo de Ren Hang es provocador y erótico, de una manera natural y diferente. No existe una búsqueda por la perfección como en otros fotógrafos, sino un permanente hallazgo de lo erótico en las cosas casuales y extrañas. Las poses extravagantes que toman sus retratados junto con elementos descontextualizados (desde flores hasta animales muertos) se conjugan para crear una atmosfera donde lo sensual se asume como algo natural.

Apadrinado por Ai WeiWei, la fotografía de Hang fue altamente censurada por el gobierno Chino por su temática controvertida y transgresora. Sin embargo, Hang no realizaba este tipo de fotografías para enviar un mensaje político ni social; las tomaba por que nacía de su ser, de su personalidad. Que asustara a algunas mentes conservadoras, fue otra cosa.

Ren Hang además de la fotografía, escribía poesía en su blog. Poesía que al igual que su trabajo visual era erótico, pero a la que añadía un toque de melancolía y pesimismo. Su poesía era a la vez, reflejo de su condición de depresivo, enfermedad que lo llevaría al suicidio y de la cual siempre comentaba abiertamente en sus redes sociales.

En una de sus últimas entradas en su cuenta de Weibo, publicó: “Todos los años tengo el mismo deseo: morir una muerte temprana” a la que le seguiría la siguiente oración: “Espero que se vuelva realidad este año”. Con un libro publicado por Taschen y una exposición en Holanda, la depresión fue más fuerte que él, quitándose la vida el pasado 24 de febrero.

Texto por Cherry Catalán.

No Hay Más Artículos