Cuando yo tenía 11 años siempre me presentaba con mi nombre, mi edad, mi color favorito y diciendo que tenía la colección completa de los discos de Green Day. El trío punk fue mi coming of age, me ponía los audífonos y escuchaba hasta 5 veces Dookie, tenía un librito en el que escribía sus lyrics con dibujitos, un parche de American Idiot que nunca le pude poner a mi chamarra de la escuela, no sacaba Insomniac y 1,039/Smoothed Out Slappy Hours de mi mochila porque nunca sabía cuando se iba a dar la ocasión de enseñárselo a algún nuevo amigo. Para terminar, un amigo una vez me retó en la secundaria a nombrar todas las canciones de Green Day, obvio sin buscarlas en Internet, a la hora yo ya las tenía todas, me ahorré para comprarme la misma guitarra de Billie Joe. Por ellos, yo era la única niña con las uñas pintadas de negro y con vans y converse negros sucios en la secundaria. Creo que eso explica mi obsesión con la banda, así conocí a 3 de mis mejores amigos, en los tiempos de Hi5 en los que no era raro agregar a alguien por la música de fondo que tenían en su perfil. Crecí admirándolos de una forma impresionante pero a partir de 2012 y unas cuantas canciones que me decepcionaron yo decidí dejarlos atrás y explorar la discografía de The Strokes. Me olvidé de ellos por mucho tiempo, ni siquiera me enteré  de que hubo 3 discos en el 2012, sólo recibí uno de ellos en mi cumpleaños y no lo escuché completo. Todo esto hasta que un día encontré el parche en un cajón, decidí que por el bien de la nostalgia desempolvaría los discos y los volvería a agregar a mi iTunes, después de eso tuve uno o dos meses de escucharlos de nuevo on repeat. Después de eso otra vez nada.

Resultado de imagen para smoothed out slappy hours

Resultado de imagen para insomniac green day

Green Day me hizo creer que efectivamente, punk’s dead, que ellos también se habían dejado llevar por lo comercial. Lo único que me quedó por escuchar fue su proyecto alterno: Foxboro Hot Tubs. Con un sonido exquisito a los 60’s, chamarras de leopardo, el cabello teñido de Billie Joe, pseudónimos como “Reverend Strychnine Twitch”, todo grabado en un estudio pequeñísimo, tan perfecto como íntimo.

Resultado de imagen para foxboro hot tubs stop drop and roll

Billie Joe, Mike Dirnt y Tré Cool se dedicaron a hacer giras en bares en Estados Unidos con esta banda, pocos se enteraron de esto, de hecho sólo Mother Mary sonó en algunas estaciones de radio, la misma que he escuchado sólo una vez en mi vida cuando el Warpig la puso en Reactor.

Resultado de imagen para reverend foxboro hot tubs

¿Qué hay después de que todos llamen a Green Day unos rockeros rucos que ya no tienen nada que dar? Tal vez enseñarles lo grandes que fueron, lo que significaron para el género, las maravillas que podían hacer con esos riffs de guitarra, el happy punk, los lyrics desesperados, paranóicos, graciosos a momentos, sedientos de protesta de Billie Joe Armstrong, las líneas increíbles de bajo de Mike Dirnt, el inicio de Longview con el bajo y la batería de Tré Cool quizás una de las personas más locas del mundo y ya nombrado como uno de los mejores bateristas del mundo, siempre me pregunto: “¿En qué estará pensando Tré Cool?” we will never know…..

O tal vez esperar a su regreso, dejar que solos le demuestren al mundo que no hay por qué olvidarlos. Después de American Idiot fueron ovacionados por la crítica. American Idiot es una ópera del rock, literalmente. Billie Joe juntó 9 tracks, perfectos, sin exagerar, para contar la historia de 3 outcasts, el narrador, una tal Whatsername y St. Jimmy. Jesus of Suburbia y Homecoming duran cerca de 9 minutos, por dios, ¿quién más puede hacer eso?  El título hace referencia a George Bush pero ya volvió con mucha fuerza para criticar al candidato Donald Trump….al cual le queda como anillo al dedo, incluso más que a Bush.

Resultado de imagen para american idiotEl disco terminó convirtiéndose en un musical en Broadway, siguiendo la historia que habían construido alrededor del álbum. Fue reconocido, se hablaba de él, el soundtrack es muy bueno. ¿Qué pasó después?

Resultado de imagen para 21st century breakdown

Green Day regresó en 2009 con 21st Century Breakdown, pero pasó lo mismo de siempre, no pudieron superar American Idiot. Intentaron seguir la misma idea que este, contando una historia, la de dos amantes que salen en la portada, hicieron un video increíble para Last of the american girls y 21 guns. Otras que tenían el potencial de ser promocionadas como excelentes tracks fueron olvidadas, nunca salió un video para Horseshoes and Handgrenades, por ejemplo. 21st Century Breadkdown se quedó como lo es, un buen álbum, nada más.

Resultado de imagen para green day uno dos tre

Fue así que pasaron 3 años y Green Day cavó su tumba para mí con la trilogía ¡UNO!, ¡DOS!, ¡TRÉ! Seamos realistas, Billie Joe y compañía regresaron con frases flojas como “Shoot the fucking DJ” y ninguna canción memorable. 

Eso fue en el 2012, en el 2014 sacaron una recopilación de Demos con algunos tracks salvables, se llama Demolicious y apenas hace 2 horas me enteré de que existe. Fue triste pero fue así que dejé morir a Green Day, me limité a subirle todo el volumen a la radio cuando a la Reclu se le ocurría poner Basket Case cuando yo iba de camino a la universidad, cuando un amigo gritó “NO JUEGUEN, ¡ROLÓN!” en una fiesta y comenzó a sonar Welcome To Paradise. Tal vez ya era el final de una era.

Sin embargo, hace pocos días apareció una sorpresa en mi timeline. “Green Day debut new single”, ¿era una broma? ¿otro intento de volver? No le hice caso. A los dos días recibí un mensaje “¿Ya escuchaste esto? Suena a St. Jimmy.” Me decidí a escucharla, tenía miedo, debo confesar, era Bang Bang, y en 3 minutos me devolvió todo el amor que sentía por los 3 tipos de California que adoraba a los 11 años.

Bang Bang suena explícita, deliciosa, ruidosa, a prueba de balas, explosiva revolución. La guitarra de Billie Joe vuelve a sonar con enojo, protesta y la misma distorsión de American Idiot, su voz resuena rasposa de nuevo, sin apologías, la batería de Tré Cool se distingue furiosa y energética y los coros de Dirnt en su lugar, reforzando la rebelión. Recuerda a Dookie, Kerplunk!, es una revolución en la que participaría sin dudas. Suenan experimentados, saben lo que están haciendo y lo hacen excelente. Esta semana por fin nos dieron el Revolution Radio completo….y es un alivio.

Resultado de imagen para revolution radio

Revolution Radio tiene continuación, de hecho, al escuchar el álbum completo parece que todo es parte de un mismo track, que no necesariamente es algo malo. No es el mismo sonido siempre, la banda siempre ha tenido talento tanto para los tracks enérgicos como para las baladas tranquilas y lo combinan a la perfección en este álbum. Hay de todo, Bang Bang sin duda se lleva el disco, pero también tenemos probaditas de lyrics románticos al estilo rebelde con Outlaws, canciones menos fuertes como Still Breathing y otras que sonarán increíble a todo volumen en el coche como Young Blood. Reseñar track por track es un poco difícil, el álbum funciona muy bien como conjunto, definitivamente es de esos que hay que escuchar de principio a fin mínimo la primera vez.

Resultado de imagen para green day revolution radio

Bang Bang se va a llevar el corazón de los que somos fans de los primeros discos de Green Day y del estilo de sus inicios, mismos que nos sorprendimos con Ordinary World, que suena a Good Riddance, de Nimrod.  Revolution Radio definitivamente es de lo mejor que me ha pasado en el mes, es nostalgia para muchos como yo que desempolvaron toda la discografía para bajarla de nuevo al coche y que irán por el disco físico sólo por el gusto de agregar uno más al estante de los demás. Revolution Radio es el gran regreso que estábamos esperando de Green Day. Como dijo Rolling Stone para este disco: son más maduros, más sabios pero igual de punk que antes.

¿Qué queda ahora? Disfrutar. Esperar el anuncio de la gira que Billie Joe prometió que llegaría a México. Volver a memorizar todos los lyrics de esta nueva entrega, sacar de nuevo las playeras de American Idiot. Green Day nos entrega más material de revolución, más pensado que nunca, con movimientos específicos y otros no tanto que juntos convierten a su nuevo álbum en otro estandarte de su género. Es simple: Green Day no está muerto, y tal vez nunca lo estará.

Recommended Posts