Rock en Seine es un festival francés que se celebra cada año en el Parc de Saint Cloud, un municipio situado al oeste de Paris, que se celebrará los días 28, 29 y 30 de agosto, aprovechando los últimos coletazos del verano. Emulando los grandes eventos de Glastonbury o Isle of Wright, las grandes estrellas del panorama musical se acercan a las orillas del Sena para ofrecer lo mejor de sus actuaciones en vivo. Miles de personas que vienen de todas partes del mundo disfrutarán de las actuaciones de grandes grupos internacionales como The Chemical Brothers, The Libertines, Kasabian, Interpol, Tame Impala, Alt-j o The Offspring y bandas tan prometedoras como Natalie Prass, Benjamin Clementine, Wolf Alice o Kate Tempest.

En su programación, el festival es ambicioso: cabezas de cartel internacionales, la exposición Rock Art, un espacio dedicado a los niños, el Mini Rock en Seine, eventos temáticos y el recinto protegido del Parque de Saint-Cloud como escenario. Pop, rock, electro, folk… 3 días, 5 escenarios y más de 60 conciertos. No hay duda, Rock en Seine es el lugar para estar en el final de agosto.

HISTORIA RECIENTE

Estos son algunos de los artistas que han pasado por el festival en los últimos 5 años:

-2014: Lana Del Rey, Arctic Monkeys, Selah Sue, Janelle Monàe, Blondie, Kavinsky, Portishead, The Prodigy, Queens of the Stone Age, Jake Bugg, Etienne de Crecy, Die Antwoord, Tinariwen, Emilie Simon…
– 2013: Phoenix, System Of A Down, Paul Kalkbrenner, Franz Ferdinand, Alt-J, Kendrick Lamar…
– 2012: Placebo, Green Day, The Black Keys, C2C, Dionysos, Caravan Palace, Foster The People, The Bewitched Hands, Sigur Ros…
– 2011: Foo Fighters, The Kills, CSS, Yuksek, Kid Cudi, Biffy Clyro, Arctic Monkeys, Keren Ann, Cocorosie, BB Brunes, Deftones, My Chemical Romance…
– 2010: Skunk Anansie, Cypress Hill, Blink 182, Foals, Queen Of the Stone Age, Massive Attack, 2 Many DJ’s, Arcade Fire…

HORARIOS

11665450_10153374722953851_482796821162835375_n

RECOMENDACIONES

RODRIGO Y GABRIELA. Dublín vio a estos dos músicos mexicanos fusionar su formación latina y el flamenco clásico, con su amor por el rock and roll en lugar del norte y pesado. Después de conquistar el resto de las islas británicas, de “Rod y Gab” ahora se dan a conocer en el resto del mundo, pisando escenarios cada vez más grandes y demostrando que, si tienes suficiente técnica, no necesitas electricidad.

KATE TEMPEST. Premiada en 2013 con el prestigioso Ted Hughes award, concedido anualmente a una nueva obra en el campo de la poesía en Inglaterra, Kate Tempest ha vuelto a utilizar su enorme talento con las palabras para asaltar el mercado discográfico con su primer disco en Big Dada, el sello hip-hop hermano de Ninja Tune. “Everybody Down” es un catálogo de historias cotidianas protagonizadas por dos personajes, Becky and Harry, contadas con el verbo afilado y el acento callejero de Tempest, en una puesta al día de lo que Mike Skinner hizo con “Original Pirate Material”, de The Streets. La producción del disco ha recaído en las manos expertas de Dan Carey, colaborador de M.I.A. y Kylie Minogue, quien también forma parte de la banda de cuatro miembros que acompaña a Tempest en directo.

WOLF ALICE. La BBC, la NME, y, tal vez, el FBI y la KGB: todos los que tienen sus ojos puestos en el Reino Unido, siglas y observadores anónimos por igual, se dio cuenta de la aparición de Wolf Alice en 2013. La publicación, desde el norte de Inglaterra, del single “Fluffy”, que pronto sería seguido por EPs Blush y Creature Songs, pusieron su nombre en boca de todos. Rock con voces femeninas sublimes capaces de gravitar hacia The Horrors, un cruce entre el folk y el grunge. Los londinenses estan viviendo uno de los años más cruciales de su existencia.

BENJAMIN CLEMENTINE. Sin duda alguna uno de los artistas que más va a sorprender al público del festival por varios motivos, su impresionante voz y poderosa interpretación, su original forma de cantar y una de las presencias más imponentes de la escena internacional, tan sólo con un piano y su voz.
Aunque en nuestro país es todavía todo un desconocido, la progresión de Benjamin Clementine está siendo meteórica. Ahora mismo el inglés residente en París acaba de firmar un contrato con Virgin EMI Records, Barclay Universal y su discográfica independiente Behind.

MARINA AND THE DIAMONDS. En estos días está de moda para las divas ir acompañadas: Florence con su Machine, Christine con sus reinas, y la altura de la elegancia, Marina y sus diamantes. Marina Diamondis no usa sus piedras como joyas ordinarias, ella las lleva en su certificado de nacimiento. Una identidad que ha disfrazado, hasta no hace mucho tiempo, tras los excesos de una Electra Heart, un personaje teatral que sirve un pop electrónico con un ritmo tan brillante como los colores que transmite. Marina abandonó este alias innecesario, pero todavía practica un delicioso acto de equilibrio entre Britney y Patti Smith, Florence & The Machine y Lily Allen y su nuevo álbum Froot, tan dulce como es, tiene una diversidad sorprendente de emociones.

BALTHAZAR. Balthazar es el verdadero rey de Bélgica. Una gira gigantesca selló el destino de estos intrépidos cinco, que  se convirtieron en compañeros de piso de autobús durante todo el año. Thin Walls, su reciente tercer álbum, ha establecido Balthazar como una de las bandas más excitantes del viejo continente.

JUNGLE. Amparados por un enigmático anonimato que no les impidió abarrotar recintos y correr como la pólvora a través de las redes sociales, JUNGLE aparecieron de la nada en 2013 y en apenas un año se convirtieron en nuevos portavoces del sonido urbano gracias a la elegancia con la que manejaban el soul y el funk arrimándose al house de Disclosure y a las travesuras de Toro y Moi. El dúo londinense se dio a conocer con “Platoon”, canción que, junto a ese otro exitazo que ha sido “The Heat”, aparece ahora en su primer largo.

NATALIE PRASS. Bajo la protección y tutela de Matthew E. White, quien la sacó de su sello Spacebomb, Natalie Prass necesitaba unos años para que sus canciones madurerasen, para tallar los contornos en armonía. El estadounidense, a través de este proceso creativo a largo plazo, ya estaba de acuerdo con un estudio de la tradición pre-natal de artesanía meticulosa, y la exuberancia de su primer disco envuelta en voces milagrosas es una sátira contra la prisa. Natalie Prass convoca Dusty Springfield, Dionne Warwick, e incluso Natalie Wood, con este primer intento entre el folk y el alma en cinemascope.

 

COMO LLEGAR

Desde el centro de París, autobuses, metro y cercanías (Transilien) permiten llegar sin problemas al Domaine de Saint-Cloud. Y Para llegar al centro de París no hay problema, otra vez el cercanías (RER desde los aeropuertos Roissy-Charles de Gaulle y Orly, o directamente desde las estaciones (Gare de Montparnasse o Gare de Lyon desde España e Italia, Gare du Nord o Gare de l’Est desde Gran Bretaña, Bélgica o Alemania.

Visite nuestra sección de como moverse por París para tener más información sobre los transportes en la ciudad.

Metro

Línea 10 Gare d’Austerlitz / Boulogne – Pont de St Cloud. A 10 minutos del recinto de conciertos.

Autobús

Líneas 52, 72, 126, paradas Parc de St-Cloud ou Pont de St-Cloud. Nocturnos 12 y 61 Noctiliens, parada Pont de Sèvres

Tranvía

Línea T2 : La Défense / Issy-Val-de-Seine > Porte de Versailles
Parada: Parc de St-Cloud
Tren

TRANSILIEN – Paris St Lazare – la Défense – St-Cloud
Parada : Gare de St-Cloud.

En coche

Coger la autopista A 13, salida n°4 : Ville d’Avray / Saint-Cloud.

ENTRADAS

Recent Posts