Actualmente el gusto por la repostería, lo delicado y de buen gusto ha tocado la mesa de más de uno y en distintas ocasiones hemos escuchado del tan rentable negocio de moda, Las pastelerías y Muffinerías. Resulta ser el ‘Boom’ del momento y el regalo esencial para brindar a la familia, los amigos y hasta el amor platónico.

 La diseñadora Sarah Crockett se nutre de tanta variedad y fascinación por parte del público a tal punto de reinterpreta el significado de lo que llega a ser una torta, un muffin o un postre. Su objetivo se desvía de la base inicial conocido como el de ‘Endulzarte la vida’ y se aproxima hacia una sátira gastronómica compuesta por mensajes de mal gusto, de mala honda. Su estética , por supuesto, es totalmente limpia y convencional, resulta ser el ponqué o la galleta perfecta para un antojo con un final delicioso. Sin embargo, cumplen una función totalmente opuesta a la prevista para dicho tipo de productos que, evidentemente, no podrías regalárselo a tu novia o a tu mamá.

 

 Es un proyecto pensado para esa persona que siente desagrado hacia algún ser de su mismo tipo e incluso de mayor posición. Sus pasteles titulados `Bold Bakery’ están creados para la gente con la cual no sientes simpatía, esa persona que no logras soportar o que simplemente no logras entender su presencia. La idea de la dedicatoria se compone de humor inocente y resentido en donde la artista prepara los dulces perfectos para la ocasión adecuada.

Comparto su trabajo, ¡que lo disfruten!

http://sarahbrockett.com/

Al final, La venganza es dulce y no engorda

Texto por Margarita Bernal

No Hay Más Artículos