95317302_0ad8c74492

Y a las pruebas me remito; es interesante el movimiento que ha generado esta práctica conocida como Street art, en especial en segmento importante que lo conforma, el muralismo.

Ya muchos de nuestros lectores habrán tenido un afortunado encuentro con artistas y colectivos como Etam Cru, Claire Street art, Broken Fingaz Crew o el  artista mexicano, Saner, sin embargo hay que recordar que el Street art no sólo son murales.

En la nota anterior mencioné que una diferencia importante entre el Street art y el Graffiti era la parte cultural; si bien el graffiti tiene parte de su cimento en la estructura social de sus miembros y que por su parte el Street art su fuerte en sus técnicas, este último no desconoce totalmente las prácticas sociales en su existir.

C__Data_Users_DefApps_AppData_INTERNETEXPLORER_Temp_Saved Images_imagesGIMQ685KUna de las vertientes del Street art, que además es menospreciada u omitida al hablar del Street art es el Sticker o pegatinas. Está práctica es, a mi modo de ver y esperando no equivocarme, la que cuenta con un costado más cultural (hablando sociológicamente).

Otra de las variantes es el esténcil. C__Data_Users_DefApps_AppData_INTERNETEXPLORER_Temp_Saved Images_imagesVIHKUDKQQuizá algunos han escuchado decir que trabajar el esténcil no se compara al hecho de ser mural, en cuanto a esfuerzo. A pesar de ello la práctica estencilera se defiende así misma con la versatilidad que el mural carece. Realizar un esténcil conlleva, en el caso de trabajos de mas de dos capas, tiempo, paciencia y hasta analgésico para los dedos; un trabajo de este tipo lleva consigo una inversión de tiempo de más de un día en algunos casos. Es diseñar, editar o bocetear, marcar y cortar en la fase pre y después el pintar. Poner base de color e ir integrando las tonalidades en las diferentes capas que lo forman. La complejidad puede verse en trabajos como los del colectivo Lapiztola o Rest 1985.

FB_20160112_18_41_30_Saved_Picture

FB_20160112_18_41_40_Saved_Picture

FB_20160112_18_45_32_Saved_Picture

Pero la magia del esténcil no acaba ahí. El esténcil no solo es bonito, es útil. Esta práctica es la que mayor carga política posee de las tres.C__Data_Users_DefApps_AppData_INTERNETEXPLORER_Temp_Saved Images_imagesQWTB04U3 ¿Cuántos no nos hemos topado con esténciles exprés hechos en manifestaciones, o en cualquier momento?; esta práctica ha sido utilizada desde hace décadas y más para expresar de manera rápida y con mayor perpetuidad las inconformidades sociales.

Pero a pesar de estas cualidades del sticker y el esténcil, el mural no se queda atrás, es quizá el hijo pródigo del Street art. Es verdad que, sí, realizar un mural no es fácil, aunque tampoco es más que. Muchos habremos visto ya fotos de andamios o grúas para realizar pintas de metros y metros. El reconocimiento al mural es el hacer más visible los alcances del arte en la calle y sacar de la galería el talento técnico de las y los artistas; “el arte al alcance de cualquiera que vea y sienta”.

1622205_659109374131330_1794353655_n

Cada práctica es bella, ninguna mejor que otra por lo que al caminar por las calles piensen que lo que ven, sea mural, pegatina o esténcil, tiene más atrás que solo una imagen lo que lo hace más bello. Disfruten sus calles.

Texto de: Sagrario López.

Recommended Posts