En el momento en el que pensamos “no se puede llegar más allá” o “todo está hecho/inventado” llega alguien con una  nueva propuesta. Esta vez la moda involucra tatuajes, no en la piel, sino en los dientes (realmente en la corona).

Steven Heward, quien comenzó como técnico dental, ayudando a su cuñado a “manchar” las coronas hasta llegar a las tonalidades dentales de los pacientes, decidió un día mostrar que el arte no tiene fronteras, tomó una aguja, la lleno de tinta negra y creó verdaderas piezas de arte dentales.

Así como técnicas del tatuaje donde con una técnica de puntillismo crean la pieza, los tatuajes en las coronas dentales funcionan de la misma manera. Se va inyectando pigmento (el cual puede ser oro u otro material en trabajos especiales) punto por punto hasta llegar a increíbles imágenes que van desde sencillas notas musicales hasta retratos de Amy Winehouse o un panda.

Las piezas son coronas dentales “normales” y la imagen se coloca ya sea viendo hacia la lengua o en molares cercanos a la mejilla de manera que tú elijas a quién y cuándo muestras tu muy especial pieza. Además de acuerdo a la página si quisieras remover la imagen (no sé por qué haríamos eso) es muy sencillo acudiendo con tu dentista limando un poco el área.

La pregunta del millón, ¿cómo mando hacer mi corona? En la página nos dan 6 pasos.

1.Una copia de la prescripción médica (aquí)

2.Elegir la imagen. Recomiendan que sea una imagen pequeña ya que ésta será MUY pequeña, entre más simple mejor. Además podemos enviar la imagen que queramos gratuitamente para cotización.

3.Decidir en qué parte de la boca queremos la imagen (hacia la lengua o la mejilla)

4.Acudir al dentista quien nos ayudará a llenar la prescripción, tomará la imagen del diente después de prepararlo para la corona, será el dentista quien enviará la impresión, el pago y la prescripción.

5. La corona dental estará lista y enviada al dentista en 2 o 4 semanas.

6.Volver al dentista quien colocará la corona.

Al parecer no todo está inventado lo cual nos hace muy felices, el arte no tiene límites, la moda tampoco.. y por los visto las antes aburridas coronas dentales y esos tediosos procesos en el dentista pueden ser menos aburridos y con resultados bastante interesantes (sobretodo el hecho de que no estamos obligados a llevar la pieza súper visiblemente, lo que la hace más fácil de aceptar). Si quieres más información sobre este trabajo, puedes visitar la página de Heward Dental Labs (toothartist.com)

¿Te gusta la idea? ¿Tatuarías tu corona dental?

No Hay Más Artículos