El dibujo a mano alzada es el medio más natural para un arquitecto al momento de poder expresar sus ideas. Constantemente se asume que el dibujo arquitectónico debe ser lo más rápido y práctico posible a fin de  no perder valioso tiempo.

Existen muchas técnicas que aunque poco a poco comienzan a quedar obsoletas debido a la introducción de distintos  programas computacionales, aún  son valoradas como potentes herramientas de comunicación visual.

El uso de carboncillos sobre papel es quizá la técnica más simple, para tal fin se suele utilizar minas suaves  y de trazos más o menos gruesos.

carboncillos

El uso de pinturas al pastel es un poco menos común pero también permite un trabajo relativamente rápido y no requiere de tanta precisión como otras técnicas.

Pastel

El uso de la acuarela es quizá el más socorrido entre arquitectos y uno de los más respetados ya que se necesita un nivel de precisión respetable debido a que el medio mismo no permite correcciones posteriores en caso de una mala ejecución.

acuarela

Aunque cada vez es menos frecuente el empleo de éstas técnicas de representación  también son más valoradas dada su rareza de empleo, ahora es cuando vamos observando el uso de infinidad de programas que han reemplazado el papel por la pantalla.

 

No Hay Más Artículos